Uno de los mejores deportivos de los años 70 vuelve a la vida

bmwCada cierto tiempo BMW reedita algunos de sus modelos más representativos. En 2008 inició esta costumbre con el M1 Hommage, tres años después el 328 volvió a la vida. Ahora es uno de sus iconos deportivos el que resucita: el 3.0 CSL, uno de los mejores deportivos de los años 70.

Se trataba de un coupé de dos puertas basado en el CS que recibió una cura de adelgazamiento intensiva a base de aluminio y plexiglás para las ventanillas, que consiguieron ahorrar nada menos que 200 kilos respecto al modelo del que derivaba.

Con el 3.0 CSL Hommage del siglo XXI ocurre lo mismo, aunque con materiales también de otra época.

CSL son las siglas de coupé, sport y ligero y hace honor a ellas, en especial a esta última, cuando descubrimos que la fibra de carbono impregna casi todos sus elementos estructurales tanto en el exterior como en el interior.

Se continúa así con la tendencia de incorporar de forma masiva este material tan ligero como resistente.

Para recrear el 3.0 CSL clásico, el equipo de diseño de BMW se ha centrado en el llamado ‘Batmovil’, caracterizado por su impactante kit aerodinámico. De ahí la radical presencia del prototipo que hoy ve la luz.

Los rasgos atléticos del original se han reinterpretado con, por ejemplo, el alerón trasero o los pasos de rueda, combinándose con las pautas estilísticas de los BMW modernos. Incluso los retrovisores se sustituyen por cámaras para mejorar la penetración en el aire.

El vehículo incorpora la última tecnología en motores de la marca bávara. No se saben más detalles de la mecánica, pero se podría estar ante la base de un futuro M3 híbrido.

El interior es minimalista. Construido íntegramente en fibra de carbono, solo tiene lo indispensable para la conducción, con un volante recortado tipo DTM incluido.

Detrás de los asientos deportivos se esconden las baterías del sistema híbrido y un hueco para guardar dos cascos, símbolo de su verdadero espíritu.

Be the first to comment

Deja un comentario