Una elección sin “balotaje”

juan llantadaPor M. J. Llantada Fabini. La elección departamental tiene características propias, que la hacen diferente a las elecciones nacionales. La primera de esas diferencias (y la más notoria), es que el lema ganador a nivel departamental, no importa el porcentaje, obtiene automáticamente la mayoría absoluta en la Junta Departamental.

El lema más votado obtendrá 16 ediles, aunque la suma de los votos de los demás lemas participantes sea superior a la obtenida por quien se consagró como la mayoría relativa.

La circunstancia de Salto, es sin duda un caso donde se manifiestan en forma extrema las asimetrías de la asignación de representantes de la legislación electoral que rige en la elección departamental del 10 de mayo.

Y ¿cuál es la circunstancia de Salto? Como bien lo han adelantado las encuestas, la elección está “cabeza a cabeza” entre Germán Coutinho (que va por su reelección) y el terceto de candidatos de la coalición Frente Amplio, con la particularidad que uno de ellos (Andrés Lima), casi duplica a sus asociados.

A manera de síntesis ordenada:

Por lemas:

· Partido Colorado 40%,
· Frente Amplio 40%,
· Partido Nacional 10%,
· Partido Independiente 1%,
· Indecisos 9%

Por candidato:

1. Germán Coutinho 39%
2. Andrés Lima 23%
3. Ramón Fonticiella 10%
4. Lucía Minutti 10%
5. Ramón Soto 7%
6. Roxana González 1%
7. P. Independiente 1%

Se mire por donde se mire, la elección se definirá entre los candidatos mayoritarios de los dos lemas con mayor número de votos: Germán Coutinho y Andrés Lima.

Sin “Ley de Lemas”, el ganador sería el candidato más votado: Germán Coutinho con 16% de ventaja sobre Andrés Lima.

Con “Ley de Lemas”, el ganador puede ser Germán Coutinho o Andrés Lima, gracias a la suma de los votos de sus asociados Fonticiella y Soto.

Y como la legislación departamental no incluye la posibilidad del “balotaje”, sino que basta UN VOTO de ventaja para que un lema supere al otro, los electores que tienen preferencias por los restantes partidos, quedan “presos” de un dilema de hierro: al votar por sus candidatos están renunciando a elegir quien será el Intendente por los próximos cinco años.

En la elección del 9 de Mayo de 2010, donde Germán Coutinho se enfrentó (y ganó) a Fonticiella, que contaba con las candidaturas asociadas de Felipe Mutti y Daniel Dalmao; fue decisiva la valiente decisión de más de 10.000 ciudadanos blancos que acompañaron la candidatura de Germán Coutinho.

Ahora ocurre lo mismo: en un escenario de gran paridad, son sin duda los “indecisos”, pero especialmente los votantes del Partido Nacional y del Partido Independiente quienes deben decidir si apoyan las candidaturas claramente testimoniales de sus partidos, o si participan con su voto en la tarea de resolver el futuro gobierno del departamento.

No es asunto sencillo, pero es inevitable. No hay “balotaje”, y la decisión de esos ciudadanos es “el fiel” de la balanza; Germán Coutinho o Andrés Lima y sus asociados.

Agrego: la coalición de Lima, Fonticiella y Soto, ya han sido claros en su descalificación de todos los que no piensan como ellos; y es evidente que gobernarán para el 40% de salteños que son sus votantes. La experiencia del gobierno que termina, han sido claramente la de un gobierno para todos los salteños; de genuina participación de todos los que quisieron incorporarse a él (el Dr. Albisu en calidad de Director del área de Salud, y del Esc. Varela, a cargo de la Auditoría Administrativa, para no extenderse demasiado).

Esa es la realidad, y nadie debe sentirse agraviado por ella, excepto aquellos que anteponen intereses personales al interés general.

Be the first to comment

Deja un comentario