“Tarde o temprano habrá casos humanos” de leishmaniasis

CalegariLa leishmaniasis visceral es una zoonosis que en los últimos años avanzó a través del continente hasta las fronteras de nuestro país y que en febrero de este año tuvo la primera confirmación de casos en perros en Arenitas Blancas.

Los estudios que realizó un equipo de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República (UdelaR) ya habían comprobado la presencia del vector, un flebótomo (insecto más pequeño que un mosquito), en las cercanías de Bella Unión, pero no había registros de la enfermedad.

El foco detectado en Arenitas Blancas demandó la práctica de eutanasia a los perros, dadas las consecuencias sobre la condición física de los animales que este mal trae aparejado.

“Se trabajó con los perros que espontáneamente la gente fue llevando para su revisión, se encontró que había once perros en ese momento infectados, por lo menos once de una población de unos veinte que fueron estudiados”, señaló el doctor Luis Calegari, director del Departamento de Epidemiología de la Facultad de Medicina, durante una videoconferencia con los alumnos del Instituto Técnico Superior de Paysandú (ITSP).

FOCO
Esta situación en Salto provocó una aceleración en los trabajos. Como consecuencia de esto, las facultades de Medicina —a través de su Instituto de Higiene— y de Veterinaria coordinaron con la Comisión Nacional de Zoonosis la realización de un muestreo mayor en las ciudades de Salto y Paysandú.

Para llevar a cabo esta intervención, se sumó a la UTU, cuyos alumnos de los ITS de Salto y Paysandú se encuentran abocados a la fabricación de las trampas empleadas para verificar la presencia del vector.

En el marco de este proceso es que se llevó a cabo la videoconferencia con el catedrático.

El doctor Calegari ha impulsado y colaborado con los jóvenes del instituto que presentaron un proyecto en la Feria Departamental de Clubes de Ciencias de Paysandú —y volverán a hacerlo en la feria nacional, en Minas—, para concientizar sobre esta enfermedad.

Calegari dijo que la definición de foco se ajusta a lo ocurrido en Salto. “Cuando decimos ‘foco de transmisión’ es porque están todos los componentes: están los reservorios (los perros), están los vectores (el mosquito) y además está el parásito.

Zoonosis estudió perros en Salto y Bella Unión, en Bella Unión no se ha encontrado el parásito, en Salto sí, fuera de Arenitas Blancas se encontró en zonas suburbanas algún otro foco”, dijo.

TRAMPAS
Con respecto al trabajo de gran alcance que se realizará en ambas capitales departamentales, Calegari dijo a los estudiantes que “es un estudio tipo encuesta, donde se estudiarán perros en forma aleatoria, ubicados en puntos definidos también al azar, se colocarán trampas para la captura de mosquitos, cosa de tener una idea de cuál es la situación en este momento”.

Se ubicarán 60 trampas para insectos, que están siendo fabricadas por los estudiantes sobre la base de un modelo empleado exitosamente en Argentina, que es el mismo que se empleó para confirmar la presencia del vector en Bella Unión.

Calegari indicó que tan importante como detectar la presencia del vector es el diagnóstico precoz de los casos “que aparezcan en los perros y de los casos que aparezcan en humanos, que lamentablemente tarde o temprano van a aparecer. Es lo que nos puede dar éxito en los tratamientos correspondientes y también en el control de la enfermedad”.

(Fuente: El Telégrafo y Cambio)

Be the first to comment

Deja un comentario