Sensatez y sentimiento

Por Leonardo Silva. La polarización en la que se encuentra hoy nuestra sociedad, ante los reclamos históricos de los diversos sindicatos en año de presupuesto quinquenal, es inédita pues el gobierno de turno que siempre se ha destacado por intentar apaciguar los ánimos a través del diálogo, hoy es un bombero que cambió manguera por lanzallamas.

El decreto de esencialidad, guste o no, es legal y constitucional. Se puede discutir luego políticamente si es una herramienta válida para usar o si esta era la oportunidad para usarla.

Quienes ideológicamente han estado a las antípodas del régimen de medidas prontas de seguridad, suspensión de garantías individuales y de decretos de esencialidad, hoy lo justifican desde el poder, lo que ha abierto un debate interno a la fuerza política que gobierna al país intenso y doloroso, de lo que los sindicatos no se encuentran ajenos, resistiendo a la tentación que el propio PIT CNT le lanza de acordar con el gobierno.

A todo esto, los gremios de la enseñanza no son los únicos que paran, pero la lucha de los trabajadores de la salud pasa completamente desapercibida, pese a que decretaron un paro de 48 horas y, por extraño que parezca, ellos no se ganaron ninguna esencialidad, habiendo aquí vidas de personas en juego. Supongo que se justificará por las guardias gremiales que responsablemente pondrá el sindicato, aunque los “compañeros” de la educación pidan igualdad de condiciones.

¿Cómo se resolverá esto? Con sensatez y sentimiento de todas las partes.

Be the first to comment

Deja un comentario