Se terminó lo que se daba

Por Leonardo Silva. Claramente una cosa es la que comunica el equipo económico de gobierno por los medios de comunicación, y otra muy distinta es la que transmite para adentro del gobierno y a nivel parlamentario.

Por un lado, el presidente del Banco Central y luego el ministro de Economía y Finanzas en sendos Almuerzos de ADM no dejan de decir que Uruguay lejos de tener problemas en el horizonte, continuará creciendo a buen ritmo pese a que el resto del mundo se desmorona. Esto, desde la visión de tan optimistas economistas orientales, no deja de mostrar un verdadero milagro de la economía global.

Los principales mercados con quienes Uruguay mantiene negocios, así como el tan mentado precio de los commodities, que en los últimos diez años ha significado el famoso “viento de cola” de lo que tantos han hablado, están cayendo. Ya no solo Argentina y Brasil (que acaba de perder su grado inversor por S&P), también China viene desacelerando rápidamente su economía.

¿Cómo justifican entonces tan notables economistas que nuestro país continúe creciendo? ¿En qué estadísticas se basan para realizar una afirmación tan temeraria? Cuando las industrias cierran, cuando los obreros en seguro de desempleo se incrementa, cuando la población económicamente activa cada mes es menor, cuando nuestra balanza de pagos da positivo solo gracias a UPM… etcétera.

He ahí la explicación de por qué el gobierno se pone ahora duro a la hora de negociar el Presupuesto. Notoriamente, se acabó lo que se daba.

Be the first to comment

Deja un comentario