“Se busca no perder lo conquistado, mejorarlo si es posible y defender en particular las fuentes de trabajo de los uruguayos”

Días pasados, el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, participó de un nuevo Almuerzo de la Asociación de Dirigentes de Marketing. Gracias al Centro Comercial e Industrial de Salto, pudimos participar de la videoconferencia desde Montevideo de dicha conferencia referida al “Diagnóstico de las perspectivas económicas y productivas del país”, tras la cual, se abrió una ronda de preguntas de los presentes de las que traemos a nuestros lectores un extracto de las respuestas del ministro Astori.

– Usted habló en otra oportunidad que había que ser responsable y prudente con el control del gasto, ¿en qué se traduce concretamente y qué gastos van a ser controlados que tenga una importancia sustancial en la disminución del gasto público?
– Hemos acordado, junto con la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, algunas instrucciones al respecto, válidas para todas las instituciones del Estado. No solo en las empresas públicas, que fueron las que se analizaron en primer lugar, sino también en todas las unidades ejecutoras del gobierno central. Esto tiene que ver tanto con la coordinación de inversiones, lo cual tiene un peso muy importante desde el punto de vista fiscal, como en el manejo de los tiempos en materia de inversiones, que es fundamental. Todas las que estuvimos analizando, sean de empresas públicas, sean del Ministerio de Transporte y Obras Públicas, no solo ponen en juego fuentes fundamentales y diversas como las públicas y las privadas, sino también que exigen un manejo ordenado de los tiempos. Ahí hay en juego volúmenes muy importantes que no terminan en un recorte de inversiones, como he escuchado de parte de algunas opiniones que respeto pero que no comparto, sino que terminan en lo contrario, en una potenciación del volumen total de inversiones.

En segundo lugar, hay en juego gastos operativos, y por supuesto estamos tratando de reducir especialmente las asignaciones de recursos. Por ejemplo, para poner alguna ilustración, al pago de horas extras, a la provisión de vacantes, a los regímenes especiales de retiros incentivados. Son ejemplos en los que hay en juego también muchos recursos, y por lo tanto, creemos que puede llegar a tener en todo el período sumado un impacto fundamental.

He mencionado también los gastos de comunicación y publicidad de instituciones públicas que en algunos casos habían llegado a volúmenes importantes y que, la verdad, cuando se está en un proceso de administración de recursos limitados es importante hacer que formen parte de este análisis de reducción que nos va a permitir asignar eficientemente los recursos que el país va a integrar a la elaboración del presupuesto. No estoy agotando los ejemplos, pero estoy mencionando algunos de los que tienen impacto relevante en materia de recortes de gastos.

– Además del paquete anunciado por el presidente Vázquez en inversión pública, usted ha mencionado que la inversión privada va a jugar un papel fundamental en estos próximos años. ¿Cómo piensa hacer para seguir atrayendo esa inversión privada? ¿Hay suficiente rentabilidad en Uruguay? ¿En qué sectores?
– Clima de negocios, reglas de juego, respeto a esas reglas de juego e instituciones fuertes son las bases fundamentales para seguir creando condiciones para que la inversión valore como positivas. Y me refiero a la inversión nacional y a la proveniente del exterior. A ambas. Hay ejemplos que Uruguay sigue generando condiciones atractivas para la inversión, y me parece que esos inversores que integran tanto el incremento de proyectos promovidos este año, que son más de 20% superiores al del año pasado, y la inversión del exterior que sigue llegando al país valoran la rentabilidad como un aspecto fundamental. No creo que nadie venga a perder plata.

– El equipo económico solicitó a varias gremiales empresariales la posibilidad de tener un nuevo acuerdo de precios. ¿Está previsto también que el Ministerio de Economía solicite a las gremiales sindicales que colaboren de alguna forma en el control de la inflación?
– Voy a dividir la respuesta en dos partes. En primer lugar, la lucha contra la inflación pone en juego todas las herramientas que estén a nuestro alcance para lograr, no solo una parte importante de los equilibrios macroeconómicos, sino para fortalecer la principal arma de defensa del poder adquisitivo de los ingresos de los uruguayos, trabajadores y empresarios, de todos los uruguayos. Por lo tanto, el Banco Central sigue firme y creíble con su política contractiva y de manejo de los agregados monetarios. Nuestro Ministerio, junto a otras entidades del gobierno, estamos haciendo lo posible por no dejar sola a la política monetaria y apoyarla desde el punto de vista fiscal, y los acuerdos de precios obviamente son una herramienta a la que el país ya recurrió y con éxito. Menciono solamente la del año pasado, que estuvo asociada a un proceso de desaceleración inflacionaria importante. En este momento estamos gestando otro acuerdo de este tipo con la base de un espíritu de cooperación muy importante con las entidades mencionadas en la pregunta, que están dispuestas a ayudar, por lo que estoy seguro que vamos a tener éxito, que vamos a lograr con esta medida una desaceleración importante del proceso inflacionario, y con ella seguir luchando, sin tregua contra este desequilibrio importante que no puede persistir en Uruguay.

La segunda parte de mi respuesta tiene que ver con los salarios de los trabajadores. Tenemos una herramienta fundamental que hemos recuperado para el país y que son los Consejos de Salarios, la negociación colectiva. En particular, integramos junto al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social el equipo que definió los lineamientos salariales para esta sexta ronda en el sector privado, y lo que va a definir para el sector público en los próximos días. Y esto ocurrirá en los próximos días porque como se comprenderá, los lineamientos generales para el sector público son una parte fundamental en la elaboración del presupuesto. Los salarios públicos constituyen un componente esencial del presupuesto. En esos lineamientos hemos procurado tener flexibilidad que nos ayude a defender las conquistas ya alcanzadas por los trabajadores uruguayos. El salario mínimo nacional real en Uruguay se triplicó en los últimos 10 años. El salario real medio de los trabajadores privados en Uruguay aumentó 47% en los últimos 10 años. El volumen real del ingreso medio de los hogares del Uruguay se incrementó en un 51%.

Hay que defender esas conquistas y hay que poner en el mismo nivel, esta defensa de las conquistas y ojalá de una mejora que podamos conquistar a partir de una evolución positiva de la actividad económica. Poner al mismo nivel de jerarquía de la evolución de los ingresos, la defensa de las fuentes de trabajo. Con ese criterio hemos participado en la elaboración de los lineamientos para los próximos años, y hasta ahora hemos encontrado un ambiente proclive al acuerdo. Por supuesto, hay opiniones diversas, hay acuerdos y discrepancias, pero lo que se está buscando es no perder lo conquistado, mejorarlo si es posible y defender en particular las fuentes de trabajo de los uruguayos.

– ¿En qué punto estamos del TISA? ¿Por qué es tan importante para Uruguay?
– Estamos en una etapa de acumulación de información. Por eso cuando destaco la importancia de los servicios en Uruguay y de tratar de acceder a los mercados en condiciones iguales a nuestros competidores, señalamos que es preciso conocer las regulaciones no solo nuestras sino también las de nuestros competidores. Hay una sola manera de conocerlo, lo ha dicho el Canciller en una infinidad de oportunidades, la única manera de conocer lo que se está conversando es participar. No hay todavía definiciones políticas en el sentido de suscribir acuerdos, presentar intereses ofensivos y defensivos, no tenemos decisión todavía. Pero lo que queremos, es no resolver esto en base simplemente a prejuicios, esto es, a falta de información que nos hace llegar a conclusiones que muchas veces pueden ser equivocadas.

– ¿Cuál piensa que será el impacto del Real y de la situación política en Brasil en las perspectivas de Uruguay?
– Brasil ya no es el principal socio comercial del país. Gran parte de la producción uruguaya asociada a ese mercado y al argentino está sufriendo sus consecuencias. Naturalmente, no es una noticia positiva para Uruguay esta situación. La esperanza que tenemos todos es que la potencia de esa economía, que es enorme, le permita a Brasil en un lapso razonable empezar a retomar el sendero del crecimiento. El contagio comercial ha sido importante, y en materia de servicios deberíamos medirlo con un poco más de precisión, porque Brasil está participando del comercio tradicional de servicios en Uruguay, básicamente en turismo.

En inversiones, siendo un destino que se cuenta entre los que surgieron en los últimos años en Uruguay, tampoco se puede medir un impacto conmovedor. El contagio más importante fue el comercial y luego, algo que se manejan en el terreno nominal, digamos en el terreno de las expectativas. En la economía, como en toda actividad humana, las expectativas son fundamentales, y obviamente la situación de Brasil no genera expectativa favorable.

– Una pregunta que viene de Salto. ¿Cómo ve usted la recuperación y la competitividad? Más aún para el norte del río Negro dadas las diferencias cambiarias con nuestros vecinos.
– Hay un solo camino, y no solo para el norte del río Negro, para mejorar la competitividad del país en términos estructurales durables, es el camino del conocimiento, de la innovación, de la eficiencia y de la productividad. Esto está muy asociado no solo a un volumen de inversiones por las diferentes modalidades, sino que está vinculado con temas de calidad de la inversión. Ahí tenemos que poner en juego varias herramientas, tanto del sector público como de parte del sector privado. A mí me parece que, por ejemplo, el sector público tiene que observar permanentemente la forma de asociar los criterios de promoción de la inversión a la calidad de la que estoy hablando. El sector privado también, sea por su participación en proyectos promovidos por la COMAP (Comisión de Aplicación de la Ley de Inversiones), sea por su participación en la modalidad de cooperación con el sector público.

Obviamente, al norte del río Negro habrá que realizar un trabajo adaptado a estas condiciones específicas. Por ejemplo, la descentralización es el criterio que Uruguay ha venido defendiendo muchísimo para recibir los estímulos a la inversión. Es un componente importante del puntaje que se atribuye a cada proyecto. Y la localización de la inversión a escala del interior, en particular de los departamentos del norte, y más aún en particular del noroeste, creo que va a ser importante… va a seguir siendo importante.

Be the first to comment

Deja un comentario