Salto es la primera sede en el interior del Instituto Uruguayo de Alergia

juan lemaEl mes pasado quedó habilitada en nuestra ciudad la Sede Norte del Instituto Uruguayo de Alergia. Por ese concepto, dialogamos con el Dr. Juan Lema, integrante de dicho Instituto quien explicó que el centro atenderá los casos de alergias de pacientes de toda la región y trabajará fuertemente en la capacitación de médicos, así como también se realizarán investigaciones científicas.

– ¿La medicina alergista es una especialidad relativamente nueva en nuestro país?
– En nuestro país tiene dos años de comienzo como especialidad, cuando se aprobó como posgrado, así que estamos dentro de esa primera generación de especialistas de la alergología.

– ¿Por qué Uruguay demoró tanto en encarar esta especialidad?
– Es una especialidad que en realidad, comparada con las demás especialidades, es muy joven, dado que su desarrollo es parte de ir conociendo la inmunología, porque el desarrollo de las enfermedades alérgicas está asociada con lo que son los trastornos inmunológicos…

– Claro, joven desde el punto de vista médico científico, porque de las alergias hace tiempo que se habla, incluso recordamos las viejas recetas de las abuelas para curar determinada alergia…
– Pasa que como especialidad implica un conocimiento profundo de lo que es la inmunología y el desarrollo de distintas áreas que van llevando a poder entender por qué son los mecanismos alérgicos, que es lo que de alguna manera, conociendo puede ver de qué manera diagnosticar y establecer un tratamiento.

– ¿Cada persona es más o menos sensible a alguna alergia según su sistema inmunológico?
– Nuestro sistema inmunológico tiene dos grandes funciones, la de protegernos y la de tolerar. Protegernos contra todo lo que es interno y externo, como virus, bacterias, nos protege de infecciones. Y la función de tolerancia, que es la función de tolerar factores externos para que nos permita una convivencia sin problemas con el exterior y también tolerar factores internos. La alergia uno la puede definir como una respuesta exagerada de nuestro sistema inmunológico, o sea, como que es una pérdida de la tolerancia. Nuestro sistema inmunológico no tolera cierta cosa equis, que vamos a comenzar a llamar alérgeno, para darle un término científico, no tolera cierto alérgeno y reacciona de una manera agresiva a diferencia del resto de las personas que reaccionan de una manera normal, es decir que no presentan ninguna alteración. La persona alérgica tiene esa predisposición, que muchas veces es genética, que de alguna manera hace que reaccione agresivamente. Esa reacción exagerada, genera secreciones de sustancias que provocan los síntomas desagradables para la gran mayoría, que es el caso de la picazón, los estornudos, bronco espasmos, problemas en el pie, problemas intestinales, reacciones severas como puede ser una anafilaxia, una urticaria.

– Más allá de las clásicas advertencias de Salud Pública en primavera sobre la polinización de determinados árboles o plantas que pueden producirnos inconvenientes respiratorios, ¿todos somos pasibles de determinadas alergias o hay personas más predispuestas que otras?
– Si uno tiene una historia familiar de alergia, un padre o una madre alérgica, ya para el niño pasa a ser un 50% la probabilidad de tener una alergia a algo. Los dos padres alérgicos, ya le suman la carga genética al paciente de transformarlo en un 75% a poder tener una reacción alérgica, o sea, ser alérgico. Eso es lo que se conoce como paciente atópico, tiene una herencia de alergia. En sus genes hay una cierta predisposición a reaccionar al alérgeno.

El polen, conjuntamente con los ácaros (bichitos microscópicos que se alimentan de nuestra piel), son en frecuencia los que más predisponen a reacciones alérgicas. Entonces, en primavera, que es cuando está la mayor liberación de pólenes, lógicamente que las personas que son susceptibles a pólenes van a tener una respuesta.

– ¿Hay alguna respuesta médica a ese tipo de alergias o es solo dejar pasar la época de la extrema polinización y la alergia se va sola?
– Acá entraríamos a lo que es diagnosticar la enfermedad, que es muy específico para cada persona, hay que llegar al diagnóstico concreto. Se habla de pólenes, si, pero en los estudios alergológicos, o sea, los test cutáneos, hay diferentes tipos de pólenes que a veces se es más reactivo a uno de ellos que a otros, y dependiendo además de la reacción del paciente, será a lo que apunte el tratamiento de desensibilización, que sería lo que de alguna manera llevaría a que el paciente se enfrenta al polen y su organismo al estar desensibilizado, reaccionaría como una persona normal y no de una manera agresiva como lo está haciendo en su forma natural.

– ¿Hay alergias para cada estación del año o hay alergias que son permanentes?
– Pasa que tú puedes ser alérgico a alimentos, a aero alérgenos (donde se encuentra el polen o el polvo doméstico, donde se encuentran un montón de partículas que nos rodean), también se puede ser alérgico a fármacos. Entonces, no hay una época puntual que uno pueda decir, como en la primavera que tenemos la polinización, que es tal vez la etapa donde hay más casos de patologías respiratorias, porque los aero alérgenos tienen como característica -si bien no exclusiva- desarrollar alteraciones alérgicas en las vías respiratorias, como pueden ser las rinitis o la rino conjuntivitis o lo que son las crisis del bronco espasmo.

– ¿Cuáles son las consultas más comunes que se realizan?
– La más común es rinitis, por lejos, como decía al comienzo, además de todo lo otro, como las congestiones. Rinitis es uno de los Top Ten de patologías, pero también son frecuentes las consultas por asmas. Está documentado que un porcentaje importante de pacientes asmáticos tiene dentro de su cauce biológica, una patología alérgica. Diagnosticado y controlado ese alérgeno, las crisis de bronco espasmo disminuyen o se atenúan lo suficiente como para no estar dependiente de bronco dilatadores o de una terapia farmacológica diaria como habitualmente lo están.

También están las patologías cutáneas, como las urticarias, los eccemas en los niños chicos, también son consultas habituales. No tan frecuente pero si de mayor severidad son las reacciones a fármacos. Tenemos dentro de lo que serían reacciones adversas a medicamentos un capítulo que en realidad son reacciones alérgicas, pero vamos a aclarar que no todas las reacciones adversas a medicamentos son producidas por alergias. Si bien son menos frecuentes, son severas por las consecuencias que pueden traer.

– Usted no regresó solo a Salto con su especialización, trajo la sede del instituto a la región, ¿de qué se trata?
– Yo integro el Instituto Uruguayo de Alergia, cuya dirección está a cargo de la doctora Selva Iris Alé, que es profesora en la cátedra de Alergología en el Hospital de Clínicas, es grado 5 en Alergia. Su formación como alergóloga la hizo en San Francisco. Con su formación alergológica fue la que impulsó el desarrollo de la especialidad en Uruguay y presentó el programa a la Universidad de la República que fue aprobado y habilitado como especialidad Alergología, porque si no, había que viajar a Argentina o como en el caso de ella, estar tres años en Estados Unidos para venir con un título.

Lo que formamos en Salto fue la Sede Norte del Instituto acá en Salto, ya que yo integro el instituto en Montevideo y la idea del Instituto es hacer una extensión a todo el interior, no solamente quedar en Montevideo la consulta. Salto pasó a ser la primera sede en el interior, que atiende los pacientes con los que ya estamos en contacto de Artigas, Río Negro, Paysandú, para centralizar y facilitar un poco la asistencia de los pacientes sin tener que trasladarse a la capital. La forma de trabajo que tiene el Instituto es exactamente la misma que se desarrolla en Montevideo.

– ¿Cuáles serían los objetivos a cumplir por el Instituto?
– Apunta a cuatro objetivos claramente definidos. El diagnóstico específico de enfermedades alérgicas, el tratamiento específico y personalizado para la alergia que presente el paciente, la educación para médicos y al público en general. Ya en Salto hemos hecho dos jornadas, el año pasado y éste, para médicos y al público, como el que hicimos el mes pasado en Ajupensal. Ahora el viernes 19 de febrero estaremos realizando la segunda charla abierta para el público, también en Ajupensal, por lo que aprovechamos para hacer extensiva la invitación a todas las personas.

Y el cuarto objetivo es la investigación científica. Acá en Salto estoy realizando una investigación sobre la rino sinusitis crónica con pólipos y sin pólipos. Es un trabajo que trata de buscar la incidencia que tiene la alergia en esa patología.

– ¿Dónde se encuentra instalado el Instituto en Salto?
– Está en Cacennas Emergencia. La coordinación de consultas se hace directamente a los teléfonos de Cacennas pidiendo información sobre qué es el Instituto y cómo se desarrollan las consultas. Lo que pretendemos es desarrollar una consulta que sea ágil para el paciente en el sentido de que hoy por hoy lo que la persona está reclamando en general a nivel de la salud es no tener ese ping pong de vaya a tal lado y hágase tal cosa y luego tráigame los resultados y vaya a tal otro y haga esto otro, o sea, de ir y venir para luego de varias consultas llegar al diagnóstico. El Instituto brinda lo que es la parte de estudios paraclínicos, es decir, todo lo que se necesita para el estudio del diagnóstico de alergias.

– Para ir a consulta en el Instituto, ¿se requiere pase médico?
– No, es libre por ser un Instituto no necesariamente tiene que ser con pase. La persona que de alguna manera es alérgica, ya interiormente sabe que algo le cae mal, entonces busca directamente la consulta ya presumiendo que tal o cual cosa como comer chocolate, maní o naranja o entra a una pieza con polvo y estornuda, ya tiene una presunción. Y lo que pretendemos es que el paciente al consultar, ya pueda hacer toda la paraclínica en el mismo instante. Así que se trata de una consulta que insume media hora al paciente en donde se pretende escuchar, transmitir y diagnosticar, cosa que el paciente ya pueda salir en una primer consulta con una visión que si bien no sea la definitiva, pero con una visión amplia de lo que tiene y después de ahí planificar un tratamiento personalizado, porque no todos somos alérgicos a lo mismo.

(Fuente: diario El Pueblo)

Be the first to comment

Deja un comentario