¿Qué es el “Ateneo Libre”?

Por Julio María Sanguinetti. El martes pasado, en la Casa del Partido Colorado, presentamos, junto al Dr. Jorge Batlle y un calificadísimo núcleo de ciudadanos colorados, lo que hemos llamado “Ateneo Libre”. Somos, simple y sencillamente, un conjunto de gente que ha tenido responsabilidades institucionales y se siente en la obligación de generar discusiones, análisis y aun pronunciamientos sobre la vida del país, que enfrenta un momento particularmente neblinoso.

No se trata de una agrupación con finalidades electorales ni nada que se le parezca. Ni lo es ni lo será. No venimos a competir con nadie en ese terreno sino a contribuir con todos, tratando de ayudar al Partido en la difusión de sus ideas y en la permanente actualización de sus enfoques. Por eso el primer acto fue presentarnos ante el Comité Ejecutivo Nacional, la mayor autoridad partidaria, para informar de nuestro emprendimiento y ponernos a sus órdenes en el esfuerzo de recuperación en que está empeñado.

Ha pasado el tiempo de la bonanza que nos regaló el mercado internacional en la última década y nuestra economía vive una situación que comienza a ser realmente difícil. Lo hace desde la debilidad de un gobierno jaqueado y superado por el sindicalismo. La fractura social se sigue profundizando y la situación de seguridad es una expresión tan rotunda que hasta los inmigrantes sirios, que vienen de una guerra, se quejan de ella. La educación sigue en manos de las gremiales y el futuro del país se ve comprometido por la sobrevivencia, en el Frente Amplio y el PIT-CNT, de una mentalidad sin convicción democrática ni aceptación de la economía de mercado. Es duro decirlo pero es la verdad. Si hubiera un verdadero sentimiento democrático, no se podría seguir creyendo que Cuba o Venezuela son democracias. Si se entendiera lo que es la economía moderna, globalizada, no se estaría impugnando negociación para alcanzar la liberalización del comercio de servicios, desde un país en que su economía cada vez más se basa en ellos.

En ese contexto, el Partido Colorado tiene mucho para decir y aportar. Somos un partido republicano, que reivindica el gobierno de los ciudadanos y no de las corporaciones. Hemos demostrado en la historia y en el tiempo reciente, nuestra capacidad de renovación de estructuras: las mayores inversiones que el país ha recibido en estos diez años del Frente Amplio, están directamente vinculadas a realizaciones de nuestro Partido, cuando generó el plan forestal y la ley de zonas francas. Lo mismo podemos decir de la educación, en que produjimos el mayor cambio en medio siglo, bajo el fuego cruzado de estas retrógradas gremiales que impugnaron lo que hoy nadie discute, como las escuelas de tiempo completo o los bachilleratos tecnológicos.

El acto del martes alumbró una esperanza. Confiamos, anhelamos, que por ese camino ayudemos al Partido Colorado y contribuyamos con este Uruguay que en estos días aparece como perdido y desconcertado entre las luces contradictorias de un tiempo que amenaza tormenta.

Be the first to comment

Deja un comentario