Primeras reflexiones después de la elección

juan llantadaPor M. J. Llantada Fabini. Los resultados electorales deben leerse con serenidad, en tanto es el veredicto de la ciudadanía expresado en forma libre y soberana por medio del sufragio.

Además de hacerlo con serenidad, es imprescindible evitar la tentación del “¿y si hubiéramos…?”, porque es un ejercicio inútil.

Todo ello es por añadidura más difícil cuando se ha logrado una votación extraordinaria, y por unas horas se acarició la sensación de haber vencido, para luego, en tanto avanzaba el escrutinio, ver desvanecerse la esperanza.

Todo eso pasó en Salto el domingo 10 de Mayo, y la madrugada del lunes; pero antes del mediodía de ese día, el candidato a intendente más votado de la historia de Salto, reunió a sus dirigentes, y brindó una conferencia de prensa reconociendo la derrota y felicitando al vencedor.

Vale la pena destacarlo, porque además, ayer martes 12, el intendente en ejercicio, Dr. Manuel Barreiro, se comunicó con el candidato mayoritario de la coalición para dar inicio con la mayor diligencia al proceso de transición.

Es una diferencia notable con lo ocurrido luego de Mayo de 2010, cuando el proceso fue virtualmente inexistente y la justicia no se ha pronunciando aún respecto a graves asuntos generados en decisiones de “último momento”, que están desde hace mucho tiempo en trámite.

Hay también algunas consideraciones acerca de la legislación electoral de los comicios departamentales que debiera revisarse a futuro; la más importante el suprimir la “mayoría automática” de 16 ediles e imponer la representación proporcional integral.

En el sistema presente, el 44.6% tendrá la mayoría absoluta, y salvo asuntos que requieren mayorías especiales, podrá resolver lo que le parezca, sin la participación del quienes (en minoría en el legislativo) representan el 50% de la ciudadanía.

No obstante, es necesario advertir que no es lo mismo la aritmética de porcentajes que la política; porque el presente resultado electoral refleja la decisión de dirigentes de dos partidos (y de los ciudadanos que los acompañaron con su voto), de limitarse a tratar de elegir algunos ediles, renunciando en los hechos a participar en la elección efectiva del intendente para los próximos cinco año.

Be the first to comment

Deja un comentario