Primer balance legislativo: el FA trancó al gobierno

Por Pablo Mieres. Transcurridos cuatro meses y medio de la gestión del nuevo gobierno, conviene hacer un repaso de los avances de los proyectos de ley presentados por el gobierno. El resultado es sorprendente y muy preocupante.

En los primeros días de marzo, con gobierno recién estrenado, el Presidente de la República envió al Parlamento nueve proyectos de ley que representaban las primeras decisiones relevantes definidas por el Poder Ejecutivo. Este envío estuvo precedido de dos reuniones específicas y valiosas, una con la bancada del gobierno y otra con los coordinadores de las bancadas de los partidos de oposición, en las que el mismo Tabaré Vázquez se encargó de explicar el sentido de cada una de las iniciativas legislativas presentadas.

No eran normas que promovían grandes reformas, pero representaban la preocupación principal sobre algunos temas de parte del gobierno que recién asumía. La lista incluía la creación del Sistema Nacional de Cuidados, la constitución de un Sistema Nacional de Competitividad, la reestructuración del FONDES, la transformación de la Fiscalía y Ministerio Público en Servicio Descentralizado, la transformación de la Junta de Transparencia y Etica Pública en Servicio Descentralizado, la modificación del cálculo del IRPF para los aguinaldos y salarios vacacionales, la creación de la Secretaría Nacional de Deportes y su ubicación en Presidencia de la República, la restauración del Impuesto de Primaria a los inmuebles rurales y el listado de Municipios para las elecciones de mayo.

Dejemos de lado el caso de la ley de Municipios que era meramente instrumental para ajustar la lista de Municipios para la elección de mayo. Los otros ocho proyectos expresaban la voluntad política del gobierno de avanzar en temas que consideraba prioritarios o importantes en su gestión.

Pues bien, transcurridos cuatro meses y medio sólo dos de los ocho proyectos se han convertido en ley. Es el caso de las modificaciones al IRPF y la creación de la Secretaría Nacional de Deportes.

¿Cuál es la situación de los seis proyectos restantes? Ninguno de ellos se ha aprobado. Dos tienen media sanción, un tercero volvió a la primera Cámara por problemas de técnica jurídica y los tres restantes ni siquiera han tenido aprobación en la primera Cámara.

¿Cuáles han sido las razones de estas demoras? Se han visto frenados por discusiones internas en la bancada del partido de gobierno.

En algunos casos, las dificultades se deben a problemas técnicos referidos a defectos de redacción como el caso de la reinstauración del Impuesto de Primaria a los inmuebles rurales o el que crea el Sistema Nacional de Cuidados que se modificó sustancialmente en su redacción con respecto al original.

En otros casos los proyectos no han avanzado debido a diferencias políticas notorias dentro de la bancada parlamentaria del gobierno.

Este fue el caso del FONDES que se desnaturalizó con respecto a la propuesta original del Poder Ejecutivo debido a las presiones y posturas de importantes sectores del Frente Amplio que resistieron la propuesta original, a tal punto que el resultado legislativo final es totalmente diferente del esfuerzo del nuevo gobierno por reestructurar seriamente el mencionado fondo.

Pero también es el caso del proyecto de ley que crea el Sistema Nacional de Competitividad que ni siquiera ha sido considerado en la correspondiente comisión parlamentaria. De hecho, los cuestionamientos recibidos por integrantes de la bancada de gobierno determinaron la discusión sobre el propio concepto de competitividad y su alcance. Resultado: frenado totalmente.

Finalmente, los proyectos de ley que convierten, respectivamente, a la Fiscalía y Ministerio Público y a la Junta de Transparencia y Etica Pública en servicios descentralizados también se encuentran demorados debido a la ausencia de acuerdo entre los integrantes de la bancada del Frente Amplio.

Son señales indisimulables y preocupantes sobre la existencia de diferencias políticas profundas referidas a los asuntos de gobierno. Estamos en el período que tradicionalmente se denomina de “luna de miel” para cualquier gobierno, pues bien la propia interna del Frente Amplio ha decidido no otorgarle ese crédito a su propio gobierno.

Estamos tan solo a cuatro meses de gestión y se viene la discusión presupuestal junto con la negociación salarial. Difícil para sagitario.

Por eso quizás, jactándose, el expresidente José Mujica dijo que el Frente Amplio es simultáneamente gobierno y oposición. El problema es que esto, lejos de ser un mérito, es un grave defecto que determina la estafa y el engaño para muchos de los que votaron al partido de gobierno. Pero además el país queda de rehén de las rencillas internas y las profundas diferencias políticas, ideológicas y programáticas que aquejan al Frente Amplio.

Be the first to comment

Deja un comentario