Preocupación

Por Leonardo Silva Pinasco. En mis años de juventud me entretenía en la matiné de los domingos, los dibujitos en la tele de las 18.30, las historietas multicolores donde descollaban las aventuras del Zorro, Tarzán, el Llanero Solitario, Superman y Batman.

Más tarde llegó el televisor a color con control remoto, toda una revolución en la familia. Con ese televisor también llegó el radiograbador, donde con mi cassette grababa de la radio mi propia selección musical.

Al poco tiempo surgieron los clubes de video, donde alquilaban por 24 horas el vhs para ver las películas. Empecé a leer mis primeras novelas de Stephen King y no me perdía una semana de comprar Guambia, aguardando además al picadito de los sábados a la tarde con los amigos.

Eran otros tiempos. Hoy nuestra juventud no es la misma, y por algunos casos concretos debe llamarnos a preocupación, como cuando vemos por la televisión lo que una vecina graba en su celular, a dos barras de chiquilines con garrotes peleándose, arrojándose no solo piedras de importante volumen sino además, bombas molotov, al menos las imágenes muestran cómo son arrojadas dos de ellas a uno de los grupos en una actitud por demás criminal.

Hechos de violencia como éste se repiten cada semana, solo que algunos de ellos aún no circulan por las redes sociales. Peleas de barras por el dominio del territorio, por la droga o por romances adolescentes. Lo que antes era la excepción, hoy es moneda corriente en los jóvenes. No estamos bien como sociedad, no estamos…

Be the first to comment

Deja un comentario