Perdiendo la ingenuidad

Por Leonardo Silva. Los radicales de la vida abusan del Estado de Derecho para sacar ventaja, exigiendo derechos, pero negando sus obligaciones para con la sociedad; utilizándolo como herramienta de la desestabilización del sistema institucional que rige en nuestra Constitución de la República.

Pero cuidado que la mentira tiene patas cortas y es cuando se descubre ante los ojos de los incrédulos las diferentes estrategias que utilizan para arrastrarse para no ser detectados, hasta que todo sale a la luz.

Lo sucedido recientemente en el desalojo de un edificio público, donde tiene su sede central el CODICEN, mostró primero la imagen de un Estado represor. De esas imágenes se hicieron eco y abusaron mostrando a las supuestas víctimas de un ataque de organismos militarizados del Estado (como la Guardia Republicana).

Pero como ya se conocen estos aparatos políticos porque han tenido otros desencuentros, y porque ya no les son más útiles porque cruzaron el lado del mostrador y ahora son gobierno, fueron precavidos y llevaron camaritas a la hora de desalojar, mostrando así la verdadera cara de antiguos socios que hoy repudian. Como ahora controlan el Estado, cambiaron los paradigmas y la mayoría se siente a gusto con este sistema republicano y democrático de gobierno.

Este episodio mostró quién es quién en esta historia, y los medios deberemos de dejar de ser tan ingenuos y comprar la primera historia que nos vendan, y dejar que Irma Leites y sus secuaces consigan la fama por otros medios.

Be the first to comment

Deja un comentario