Para Mario Bergara, “la economía uruguaya sigue siendo una economía en crecimiento”

bergara admHace unos meses, el presidente del Banco Central del Uruguay, el Economista Mario Bergara, participó de uno de los Almuerzos de ADM (Asociación de Dirigentes de Marketing) para disertar sobre “Inflación, competitividad y platitos chinos”.

Por la importancia del análisis de tan destacado miembro del equipo económico de gobierno, traemos a nuestros lectores un resumen de la presentación de su exposición donde analiza el contexto global y regional en el que se encuentra inserto nuestro país en material comercial.

CONTEXTO GLOBAL: EEUU
“Tenemos –comenzó diciendo Bergara- un contexto global y regional desafiante. Estados Unidos durante años estuvo deprimido, pero ahora está mostrándose un poco más firme desde un punto de vista económico, y por lo tanto, una vez culminado el desmantelamiento de la política monetaria, la expectativa está en que se empezarán a mover las tasas de intereses”.

“Afortunadamente el desmantelamiento de esa política monetaria se hizo de manera gradual. Era esperada, nadie podía pensar que el dólar iba a estar por el piso por el resto de la vida, nadie podía pensar que las tasas de interés internacionales solo iban a ser cero el resto de la vida. Todo este proceso era esperado, incluso demoró más de lo que muchos esperaban, y en realidad es un camino, un trayecto, hacia la normalización de las condiciones financieras”.

“Lo razonable no es que las tasas de interés estén en cero, las tasas de interés en el mundo van a estar creciendo, y creo que en todo caso la buena noticia en ese sentido es que es un proceso que va a ser gradual, paulatino”.

“Esto trae como contrapartida tanto el fortalecimiento económico de los Estados Unidos como la suba de la tasa de interés, el fortalecimiento de la moneda de los Estados Unidos. O sea, un fortalecimiento sensible del dólar estadounidense a nivel global, y como hemos mencionado en varias oportunidades, Uruguay país pequeño y abierto, no va a estar ajeno a ese proceso de fortalecimiento de la divisa estadounidense”.

CONTEXTO GLOBAL: EUROPA
“Europa está en un proceso de letargo económico, el crecimiento es muy magro, también desparejo entre los países más del centro europeo y en la periferia. Pero la buena noticia –entre comillas- es que ya no transmite la incertidumbre y la volatilidad que transmitía hace tres o cuatro años”.

“Es difícil que recibamos buenas noticias de Europa en cuanto a su demanda, a su crecimiento, a su fortalecimiento económico, pero en ese proceso de letargo, al menos no transmiten tanta incertidumbre al mercado de Uruguay, a pesar de que todavía no están claramente resueltos los problemas económico-financieros de algunos países de la periferia europea, y a pesar del recrudecimiento de las tensiones políticas y geopolíticas en algunas zonas europeas”.

CONTEXTO GLOBAL: CHINA
“China está desacelerando su crecimiento. Hace unos años crecía un 9 o 10%, ahora está en torno del 7.5 o 7% y quizás pueda crecer un poquito menos”.

“De todas maneras, desde nuestra percepción, siguen siendo tasas de crecimiento suficientemente altas como para sostener una razonable demanda de las commodities a nivel global. Cuando pasa eso, a su vez, lo complementamos con la visión de que el menor crecimiento chino implica también un traslado de énfasis de crecimiento desde las exportaciones hacia la demanda doméstica, esto es, consumo interno. También en eso las perspectivas de la demanda por alimentos va a seguir firme, y los precios, si bien podrán estar un poco más bajos, van a seguir siendo razonables”.

CONTEXTO REGIONAL: ARGENTINA
“Argentina no está creciendo. El dato oficial del año pasado fue de 0.5% de crecimiento. En los datos no oficiales se habla de un sensible decrecimiento en la economía, también las expectativas son similares este año. Estamos todavía en un contexto de alta inflación, menor a la del año anterior, pero de alguna manera derivada también de ese proceso de enfriamiento económico que tuvo el país”.

“Da la impresión de que las cosas en Argentina se están llevando con tranquilidad hacia el proceso electoral de los próximos meses. Por lo tanto Argentina, que ya hace unos cuantos años no opera como un motor de crecimiento uruguayo, ya sea porque están creciendo menos, ya sea por todo el cúmulo de medidas asociadas al cepo cambiario, a las resoluciones administrativas sobre los puertos, a las restricciones a las importaciones, etcétera, reitero, no ha estado siendo uno de los factores o motores que inducían al crecimiento” en nuestro país.

CONTEXTO REGIONAL: BRASIL
“Brasil está en un proceso de recesión, ya el año pasado prácticamente no creció y los pronósticos son de que este año caiga entre 1 y 1.5%”.

Además posee una inflación alta en torno del 8%, “y no es lo mismo tener una inflación alta cuando uno está creciendo que cuando se está en un período de recesión. Ahí los desafíos de la consistencia del proceso económico son mayores”.

“Eso asociado en forma adicional a las tensiones políticas vinculadas a los casos de presunta corrupción y de procesos jurídicos que todos conocemos”.

“Brasil es otro componente de nuestro entorno regional que no está ayudando ni siendo ahora un motor que induzca al crecimiento en Uruguay. Pero también hay que decir que tampoco es tan bueno. Brasil no creció prácticamente en el año pasado, pero en realidad Brasil viene creciendo muy poco desde hace por lo menos 3 o 4 años. Está creciendo por debajo del 2% desde el año 2011, o sea que tampoco es un cambio tan radical en nuestro panorama, si bien Brasil sigue siendo un importante demandante de los productos uruguayos”.

ECONOMÍA URUGUAYA
“Este es un poco el panorama global y regional, reitero, desafiante. Y en ese contexto, la economía uruguaya sigue siendo una economía en crecimiento”.

“El año pasado Uruguay creció 3.5%, vamos a continuar creciendo. Incluso creo que hay que valorar este número no solo en el contexto de lo que pasa en el mundo, no solo en el contexto de un Estados Unidos que con suerte crecía al 2%, de una Europa que no llegaba al 1%, de Japón que está también estancado. De Argentina y Brasil también estancados. También Chile creció por debajo del 2%, Perú el 2.5%. O sea, todos los países que nos rodean que también tienen sus puertas abiertas al mundo han sentido la desaceleración económica”.

“Uruguay también. Crecimos en un promedio del 5.5% en la década previa, y el año pasado crecimos al 3.5%, creo que en este contexto sigue siendo una performance más que decente de la economía uruguaya, en un contexto con unas tasas de empleo al máximo y con las tasas de desempleo al mínimo”.

“Con un proceso sólido de inversión que de un 12 al 14% de la acción-inversión Producto que teníamos hace una década, hoy estamos en el orden del 23 al 24%, acompañado a su vez por la solidez institucional, la estabilidad política y social, el respeto a las reglas de juego, sobre todo también las mismas reglas en el contexto micro económico que ha fomentado a través de políticas específicas, un aumento muy considerable de la inversión, tanto la inversión doméstica como la extranjera, y que nos vuelve a colocar a la cabeza en términos de producto per cápita en América Latina, pasando de los 3 o 4 mil dólares que teníamos hace una década al entorno de los 17 mil dólares que tenemos actualmente”.

“Uruguay sigue siendo una economía con sólidos fundamentos, con una buena plataforma para navegar por este mundo desafiante con una economía en crecimiento y con una muy sólida posición financiera”.

En ese sentido, “los activos de las reservas que prácticamente habían desaparecido en el contexto de la crisis de 2002, hoy están en órdenes que superan los 30 puntos del Producto Bruto Interno, o sea, un colchón de liquidez muy importante con una percepción de credibilidad y solidez como nos ven desde el exterior que se manifiesta en que Uruguay mantiene muy firme su grado de inversor, y creemos que no hay riesgo de perderlo en un contexto previsible y con un horizonte razonable”.

“Además, con un riesgo país que nos permite tener un amplio acceso a los mercados internacionales, colocando además a muy largo plazo –como ocurrió en el mes de febrero cuya colocación fue al 2050, o sea, un horizonte de 35 años- tanto moneda doméstica como en moneda extranjera, con tasas de interés muy bajas en torno del 5% al 2050. Es decir que la percepción que los mercados financieros tienen de nosotros en este sentido, es muy saludable, muy creíble, con muy buena reputación”.

“Incluso, vale la pena mencionarlo, si uno mira lo que ha estado pasando en los últimos 3 o 4 años, cuando comparamos nuestro riesgo país con el de Brasil, ya en aquel entonces, comenzábamos a despegarnos, manteniendo a Uruguay en niveles más bajos, brecha que se amplió aún más en los últimos meses”.

“Así que está bien que estemos preocupados por lo que pasa en Brasil, pero también en ese contexto, tenemos un alerta serena, tenemos tranquilidad de que nos hemos ido desacoplando en términos de crecimiento y de un proceso económico emergente, pero también diferenciando en cuanto a la solidez de nuestro proceso económico”.

“La solidez está también basada en la consolidación fiscal, en el hecho de que las cuentas públicas son sustentables, el endeudamiento neto está en mínimos históricos en el orden del 22% del Producto Bruto Interno, cuando teníamos una deuda neta cercana al 70% una década atrás”.

“Ese es entonces el contexto global desafiante, el punto de partida de la economía uruguaya, creciendo con fundamentos sólidos”, subrayó.

Be the first to comment

Deja un comentario