Para ir previendo

El pasado viernes se produjo un incendio en la sede del CERP, ante lo cual, despertó la preocupación de vecinos, tal es el caso del arquitecto y ex docente universitario José María Gómez, quien nos remitiera una extensa carta con un análisis que deseamos subrayar algunos aspectos pues la misma está publicada en Palabras Cruzadas.

Luego de un análisis sobre la situación del edificio, realiza recomendaciones “imprescindibles”, como que se requiere “un informe de Bomberos sobre la totalidad de la instalación eléctrica así como sobre la existencia de puertas y/o ventanas de escape con sus llaves a la vista, ya que el edificio es hermético. No permite entrar, pero tampoco permite salir, transformándose en una trampa mortal”.

“La no presencia del Sr. Director durante el incendio, por estar de viaje, deja la duda sobre quién queda como responsable de la institución… pues en los hechos ningún funcionario reaccionó con la celeridad que correspondía… De seis puertas abrieron solo una… por lo que la ausencia de una alarma que alertara a todas las personas sobre lo que ocurría, provocó un riesgo mayor aún, que provocó que algunas personas quedaran encerradas que fueron liberados por los bomberos”.

Finalmente recuerda que “los locales del fondo del edificio, más lejanos a las puertas de acceso, deben tener salidas de emergencia propias, más tratándose de laboratorios que utilizan diversos productos químicos”, agregando que “NO es posible que entre las aulas existan depósitos con materiales inflamables, como pinturas…”.

Lo escrito más extensamente en nota publicada en nuestro portal por el arquitecto José María Gómez, es aplicable además a los demás centros de estudios y edificios públicos y privados. Para pensarlo.

Leonardo Silva Pinasco.

Be the first to comment

Deja un comentario