Nefasta resolución del Frente Amplio

Por Rodrígo Goñi. Finalmente, el gobierno frenteamplista, obedeciendo al Plenario del FA, resolvió abandonar la mesa de negociaciones del TISA.

Empecemos por decir que el TISA procura liberalizar el comercio de servicios mundiales, es decir, se trata de dar fluidez al trabajo en los servicios internacionales. Estamos hablando de servicios de transporte, comunicaciones, turismo, administrativos, etc.

En las negociaciones, cada país, puede presentar salvedades a la liberalización, y así por ejemplo, Uruguay había dejado fuera a la telefonía básica, a la refinación de petróleo, el agua, con lo cual mantenía incólume los monopolios de Ancap, Antel, Ose, partiendo del supuesto de que estos monopolios son buenos para nosotros.

Pero para Uruguay, el turismo, que significa 1.800 millones de dólares, los servios administrativos y de software otros 1.300 millones de dólares, son claves para nuestro crecimiento y para nuestro diario vivir.

En Uruguay tenemos empresas que venden programas de computación al mundo, un 40% nada menos que a Estados Unidos; compañías multinacionales y nacionales radicadas en Uruguay que brindan servicios de call center, de contabilidad, de liquidaciones de sueldos, de auditoría, etc., que dan trabajo a 16.000 personas.

Es un sector, que al igual que ocurre en el mundo, en Uruguay es muy dinámico y crece en forma importante.

Los servicios son para Uruguay una enorme fuente de recursos y empleo.

Negarnos a desarrollar este sector, es de una miopía atroz.

Se sabe que el sector primario de la economía, tiende a sistemas que cada vez ocupan menos gente, el sector industrial en nuestro país, es endeble, volcado al mercado interno y poco competitivo en el mundo, pero el sector terciario de la economía, es decir los servicios, es fundamental para el trabajo de los uruguayos, de hecho, la enorme mayoría trabaja en este sector.

¿En que cabeza retrógrada puede caber la idea de que podemos dejar pasar este tren?

Hoy, con dificultades de acceso a mercados, nos va bien, si pudiéramos acceder con mayor libertad a los mercados, mucho mejor nos iría.

El gobierno y el Frente Amplio, acaban de tomar una resolución nefasta, que perjudica a quienes son más jóvenes, que se preparan y así les pedimos, de la mejor manera, que son capaces de dedicar 20 años de su vida o más, a estudiar, y que lo logran y son muy buenos, porque con dificultades sí, pero lo cierto es que nuestras universidades van logrando que nuestro jóvenes estén mejor preparados.

No entiendo como en el Frente Amplio no se preguntan para que diantre gastamos fortunas en educación, como los frenteamplistas de Salto no se preguntan para que diantre tenemos universidades en Salto; ¿es que acaso piensan que los preparamos para trabajar en la calle Uruguay?

Uruguay se inserta de una vez por todas en el mundo, o asume la mediocridad como existencia.

He ahí la cuestión.

Be the first to comment

Deja un comentario