“Me quedé con las ganas” de ser el voto decisivo en el Senado

PabloMieresFinalmente el Partido Independiente (PI) alcanzó su objetivo de tener una banca en el Senado, y en reciente visita a nuestra ciudad, tuvimos la oportunidad de dialogar con el flamante Senador de la República Pablo Mieres sobre la actualidad política del país en el incipiente gobierno de Tabaré Vázquez.

– Hemos conversado cada vez que ha venido a Salto, pero esta es nuestra primera entrevista en su condición de Senador de la República.
– Si, el partido venía creciendo, cada vez que nos presentamos votábamos un poco mejor que la vez anterior y bueno, en esta elección de octubre de 2014 el partido creció tanto en la Cámara Baja, donde llegamos a aumentar la representación a tres diputados como llegamos al Senado.

– Siempre se analizó que en las dos últimas semanas de campaña no se lograba romper con la polarización entre el FA y el Partido Nacional, además de quedarse sin dinero para poner publicidad en los medios a la par de los otros partidos. A la vista está que esto se logró superar.
– Si. De todas maneras creo que otra vez sufrimos ese fenómeno. Conozco mucha gente que iba a votarnos y al final, asustada porque vio que las últimas encuestas el FA podía perder, gente que estaba dispuesta a castigar al gobierno del Frente y votar al PI para quitarle la mayoría absoluta, que al final se asusta y termina volviendo a votar al gobierno.

– También hubo gente que me dijo que quería que Tabaré Vázquez ganara pero no quería darle la mayoría parlamentaria, y como las encuestas le aseguraron que esto no pasaría, votaron al FA y ahora se queja de haberle dado la mayoría.
– Totalmente, es así. Creo que tuvimos un efecto de último momento, estimo que las encuestas cayeron en su propia trampa. Es decir, pronosticaron algo que generó un cambio en alguna gente, no digo en mucha gente, pero para nosotros esa “alguna gente” es mucha (risas), y podríamos haber sacado un resultado un poquito mejor. Si uno lo mira en términos de votos, el partido creció, pero moderadamente. Pasó que ese crecimiento implicó un salto cualitativo que se transforma en un crecimiento parlamentario. Y creció también mucho acá en Salto, un setenta por ciento.

– ¿Qué evaluación logra hacer de estos primeros días de gobierno de Tabaré Vázquez?
– Usted sabe que no hemos sido complacientes con el FA ni con Vázquez durante la campaña electoral, hemos criticado, cuestionado y enfrentado sin ningún pelo en la lengua las cosas que nos parecieron mal. Pero debo decir que el discurso, particularmente el que realizó a la noche, porque el de la mañana fue un discurso artiguista, compartible, creo que todo el mundo debió haber estado de acuerdo de un discurso más general y filosófico, pero el de la noche fue un discurso más programático, anunciando medidas, y eso nos dejó gratamente impresionados. El planteo de las cosas que Vázquez formuló allí de lo que pretende hacer, sintoniza en gran medida con las cosas que el Partido Independiente planteó durante la campaña electoral que era necesario hacer.

– Tanto por lo que dijo como por aquello que no dijo…
– Es verdad.

– Por ejemplo, habló de continuar su lucha contra los vicios de nuestra sociedad, concretamente habló del alcohol, y obvió mencionar lo que se discutió en el gobierno anterior sobre la marihuana.
– Es claro que si Vázquez hubiera sido presidente en el período anterior, este tema no hubiera entrado en la agenda. Algún día habrá que analizar, ustedes los periodistas podrían hacer una buena investigación sobre por qué y cómo entró en la agenda y como se transformó en una especie de estrella de la agenda frenteamplista de Mujica, el tema de la marihuana que en realidad si lo ve fue una medida en veinte o en quince, no recuerdo…

– Lo anunció un 25 de agosto en cadena nacional, debido a la ola delictiva y de violencia extrema que se vivía en esos días, luego del atraco fallido a un local del Correo donde hubo delincuentes y un policía abatidos.
– Es verdad, fue para desviar la atención, y después como hubo un impacto internacional espectacular, y eso estaba vinculado a Mujica superstar (se ríe) convertido en estrella del firmamento del jet set internacional, entonces le entraron a dar bombo. Pero la sensación que tengo es que no respondió a una decisión pensada, meditada. Fue una construcción muy poco organizada.

– Parece que en este gobierno la oposición va a ser más oficialista que el propio FA, debido a todo lo que este revisando Vázquez del gobierno de Mujica, quien defenderá su propia gestión desde el Senado, como ha pasado con el FONDES, con lo del ANTEL Arena, con el anuncio del Canciller de que a partir de ahora prevalecerá el Derecho sobre la política, que no vendrá más gente de Guantánamo, más las anunciadas auditorías a la gestión que se piensan realizar. Da la impresión que será la oposición la que saldrá a defender a Vázquez de sus anuncios y medidas.
– Todo lo que usted dice es tal cual, lo afirmo, es así. Es más, he dicho en varios medios de prensa que el principal opositor de estos casi dos meses de gobierno del FA ha sido Mujica, es el que ha hecho más críticas, el que ha marcado distancias, el que ha señalado preguntas e incertidumbres. De nuestro lado y de los partidos tradicionales no se registran planteos críticos. La verdad, los planteos que ha hecho el gobierno en lo que hace al PI hasta ahora son compartibles. La redefinición del FONDES es correcta. A ver, si hay un Fondo que tiene que apoyar emprendimientos sociales, no lo puede hacer sin tomar en consideración su viabilidad y su sustentabilidad, o sea que la plata no se puede regalar, no se puede encubrir un seguro de paro a través de un préstamo que al final es el famoso préstamo no reintegrable. Entonces, ahora se anuncia que va a haber una auditoría sobre el FONDES, me parece muy bien, hay que cuidar los fondos públicos, creo que ha habido mucha desprolijidad en el período anterior.

– El ministro Astori viene anunciando recortes en programas iniciados en el gobierno anterior porque necesita dinero para poder cumplir con las promesas de campaña, y eso está molestando a algunos sectores del FA.
– Es así. La gestión de Mujica terminó con un déficit fiscal muy alto. La lógica del gobierno del FA del período anterior era que tenía dos equipos económicos y que funcionaran los dos porque había plata para los dos. Como había plata, no había mayor problema, ahora el problema es que la plata empieza a escasear y hay que elegir, y al plantearse ese panorama, hay que tomar decisiones y entonces la interna del FA se va a poner más complicada. El proyecto de ley de reforma del FONDES va a ser objeto de un debate que es mucho más intenso dentro del FA que con los partidos que no estamos adentro del gobierno. Esta idea de la auditoría del FONDES va a generar, sin duda, algún tipo de consecuencia, pero es el camino correcto porque si no está claro qué pasó con esa plata, hay que auditar. Y si esa auditoría tiene que ver con actividades del propio partido, bueno, me parece muy buena señal, muy sano, que un gobierno tenga la autonomía y la capacidad de auditar a un gobierno de su propio partido que haya eventualmente actuado de manera, no digo irregular, pero que haya algunas dudas de qué pasó, que se aclaren entonces esas dudas.

– Al llegar al Senado tendrá la oportunidad de consolidar al PI y demostrar que no son un partido testimonial.
– Siempre dijimos que no queríamos ser un partido testimonial, somos un partido que quiere asumir compromisos de gobierno, de cogobierno, de responsabilidades, y lo vamos a demostrar en la cancha. Lo demostramos cuando tuvimos un solo diputado hace diez años, lo seguimos demostrando cuando tuvimos dos diputados, y ahora que tenemos tres y un senador ni le digo. Y además espero que ahora el 10 de mayo, confirmemos que vamos a tener algunas representaciones en algunas Juntas Departamentales, que es lo que nos falta.

– Claro, porque ese crecimiento que ha tenido el PI en todo el país hay que ver cómo lo trasladan a las elecciones departamentales. ¿Cuáles son sus expectativas para Salto?
– Es el lugar donde el partido creció más en octubre, puede demostrarlo nuevamente en mayo. Si así ocurriera, podríamos estar representados en la Junta Departamental. Tenemos otros departamentos donde también hay una carrera con perspectivas. Soy optimista, creo que el PI va a completar este ciclo electoral con un nuevo logro que así como rompimos el invicto en el Senado y llegamos, también podemos romper el invicto en cuanto a no tener ediles y tener ediles en algunos departamentos. No en todos, por supuesto, pero si en algunos, y eso será una señal importante, sobre todo porque las reglas de juego en la elección departamental son muy complicadas para un partido como el nuestro. Es una elección a contracorriente, focalizada en los intendentes donde el voto edil mucha gente no lo valora, hay que explicar que vale la pena votar a un edil porque además la Junta Departamental le da mayoría automática al partido de gobierno y porque hay una sola vuelta, no está la posibilidad de decir que va a votar primero a un partido que no va a ganar y luego elegir entre los finalistas. Todo eso hace que la polarización se vuelva más fuerte y que la gente le cueste más desenganchar el voto, pero estoy convencido de que en esta oportunidad, también en este departamento donde la polarización es muy fuerte, estoy seguro que muchos salteños no se sienten interpretados por los polos y que pueden ver en nosotros una alternativa para tener una voz desde el parlamento departamental, que eso es la Junta, pueda reclamar, exigir, llamar a responsabilidad a las autoridades, proponer, acompañar, ser una especie de testigo en el parlamento departamental del funcionamiento del gobierno departamental, como lo estamos haciendo en el Parlamento Nacional.

– En octubre, cuando las encuestas no daban mayoría parlamentaria al FA, todos lo señalaban a usted en caso de llegar al Senado, tanto si gobernara Vázquez o Lacalle Pou, porque usted terminaría siendo el field de la balanza, ¿se sacó un peso de encima?
– No, al contrario, me quedé con las ganas (risas). Me hubiera encantado tener esa posibilidad, pero además, para eso estamos, por eso le digo que no queremos ser un partido testimonial, queremos ser un partido de incidencia.

Be the first to comment

Deja un comentario