Lamentable

Por Rodrigo Goñi. Durante este 2015 Salto ha estado pendiente de las finanzas municipales. Tema determinante durante la campaña electoral, con su momento cúspide en ocasión que la intendencia entrara en cesación de pagos con sus empleados, que con sus proveedores ya lo estaba, y aún está.

Cuando se observa las rendiciones de cuentas municipales, asombra ver la evolución de sus recursos; sumados los recursos por quinquenio y traducidos a dólares, su evolución es la siguiente: Minutti: 79; Malaquina: 145; Malaquina: 96; Fonticiella: 153 y Coutinho: 285. Son dólares corrientes, con inflación y con atrasos cambiarios, con todo lo que se quiera, pero son dólares, y es lo que todos los uruguayos hemos vivido a lo largo de estos últimos 25 años.

Si algo se desprende de tales cifras, es que lo único que los intendentes no pueden quejarse es de falta de recursos, ya que estos han sido siempre crecientes, y en cifras muy importantes.

Respecto a las finanzas municipales, el tema más candente a la fecha, es el tema de los despidos o suspensiones que el actual intendente ha realizado, y que ha ocasionado una movilización permanente en la esquina de Uruguay y Juan C. Gómez, bastante más evidente y estridente para quienes somos vecinos, que por obra primero de Adeoms y ahora de los perjudicados por su despido, ya lleva casi 5 meses.

Si analizamos el rubro 0 municipal, que es el que resume todo lo que tiene que ver con el salario y las cargas sociales de los funcionarios municipales, su evolución respecto a los ingresos, es decir, cuanto significó el total salarial, en relación al total de los ingresos municipales por todo concepto, en el año 2005, fue el 59% de los recursos, en el 2010, el 63% de los recursos y en el 2014, el 74% de los recursos.

Se observa un crecimiento muy importante en la masa salarial, al punto que en el 2014, todo lo recaudado en el departamento, por todo concepto, que fueron 774 millones de pesos, lejos quedaron de los 1084 millones que costó el rubro 0.

No sabemos cuantos funcionarios revistaron en la plantilla municipal durante el 2014, probablemente fueron unos 1900, quiere decir que el costo promedio de cada funcionario ascendió a unos 48.000 pesos mensuales, siendo esta una de las razones de que el empleo municipal sea tan buscado por los salteños; no son corrientes en Salto, empleos con ese nivel de remuneración.

Hoy, la realidad indica que la gestiones anteriores incrementaron la plantilla municipal entre un 20 y un 30 por ciento, y que la actual, dice pretender bajarla; por el camino quedan varios cientos de personas que creyeron encontrar su sustento en un trabajo digno, y que de un día para otro quedan en la calle.

Lamentable.

Be the first to comment

Deja un comentario