La tecnología y el Hombre

Por Leonardo Silva. Parafraseando a aquel exitoso programa de la televisión argentina conducida por Pancho Ibáñez, “El Deporte y el Hombre”, se originó días pasados un debate por demás interesante en una rueda de amigos, ¿cómo nos ha afectado la tecnología?

Como todo en la vida, hay quienes ven el avance de la tecnología como algo maléfico, mientras que en el otro extremo se aferran a las nuevas tecnologías como si se tratase de oxígeno. Me quedé con la sensación, una vez más, de que los extremos son malos consejeros.

Cuando de nuevas tecnologías hablamos, se mencionan los excesos de las redes sociales y de los teléfonos celulares inteligentes (smartphones), por entender que son enajenantes pues pese a tener todas las posibilidades de estar en todo momento comunicados, ya no se dialoga. Se puso por ejemplo a una familia que se encuentra sentada a la mesa a la hora de cenar, cuando finalmente se encuentran luego de un largo día de trabajo y estudios, y todos mirando o escribiendo en sus celulares en un silencio ensordecedor sin siquiera mirarse entre ellos.

Pero las nuevas tecnologías son más que eso, pues también nos permiten comunicarnos con amigos de la infancia o con familiares o demás seres queridos que pueden encontrarse en otra ciudad o país. El problema no es la tecnología sino el uso que le demos. Siempre fue así y así seguirá siendo. De nosotros depende los límites que debemos imponernos para que esos aparatitos no nos controlen sino que sea exactamente al revés.

Be the first to comment

Deja un comentario