La Semana: El agujero negro de Ancap

raul-sendicTenemos los combustibles más caros de la región y entre los más caros del mundo. No producimos petróleo, sino que lo importamos y lo refinamos, por lo que la tarea que hace Ancap parece ser sencilla y no costosa, pero, pese a ello, el Ente genera año tras año enormes déficit que luego se trasladan a las tarifas, esos impuestos ocultos que pagamos los consumidores sumisamente.

“Los nabos de siempre”, como acertadamente calificó el periodista Tomas Linn a los consumidores, vamos todas las semanas a las estaciones de nafta a contribuir al enorme y notable desfalco que la empresa ha organizado.

Entre los principales responsables del desastre se encuentra el actual Vicepresidente de la República, Raúl Sendic, quien dirigió Ancap durante los últimos años, impulsando de mano propia las aventuras de la empresa con Venezuela, país con el que se firmaron varios acuerdos ruinosos: traer petróleo venezolano –que como se sabe es duro y pesado– para refinarlo acá, a cambio de dudosos negocios con el país del Caribe, por ejemplo, la explotación conjunta de pozos en el Orinoco. Lo que nunca se difundió es que esos pozos estaban muertos, es decir, sin producción, pero allá fue Ancap a “rescatarlos”, en una operativa que nos costará millones y millones, lo que nunca sabremos bien.

Lo mismo pasa con Alur, la subsidiaria de Ancap para producir alcohol a partir de los granos y otros materiales orgánicos. Nadie sabe bien cuánto lleva invertido o gastado el Estado en esa aventura.

Para peor, Ancap nunca transparenta bien sus cifras, que siempre maquilladas, ocultas o tardías. No se entiende bien la razón por la cual a abril de 2015 los uruguayos no conocemos las cifras de 2014. Pero eso no importa tanto, ya que sabemos que, millones de dólares más o millones de dólares menos, todo se trata de un enorme agujero negro.

Be the first to comment

Deja un comentario