Hay un raro tembladeral…

Por Luis Bertiz. Es más que obvio que las cosas no andan bien en el país. El ejercicio es bien sencillo pero ejemplarizante: si es más fácil hacer una lista de las cosas que funcionan con relativa corrección, porque son pocas y concretas, estamos bajo advertencia amarilla.

La luz de advertencia casi roja se enciende cuando al elaborar la otra lista, la de las cosas que no andan bien por diversos motivos y nos encontramos que además de extensa es grotesca, ridícula y hasta incomprensible, bueno, estamos en la orilla del caos.

Incomprensible porque aparecen en la nómina sectores notoriamente pro gubernamentales que ayer pedían el voto para los “compañeros” y ahora son opositores que están inundando al país de huelgas y paros!!! El caso más notorio: el famoso INAU con su “capo” máximo Joselo López, verdadero “patrón” de una de las instituciones más caras de mantener para los bolsillos de los uruguayos que pagamos impuestos, y de las que exhibe los resultados más ineficientes de gestión. Ahora una fiscal observó el video de la represión que vimos todos los uruguayos, procesó a casi una veintena de trabajadores y para colmo les tipificó el delito de ¡¡¡torturadores!!!

Consecuencia: el INAU en huelga general.

Los trabajadores dicen que no tienen “respaldo ni garantías” para ejercer sus funciones y no descartan que en un clima de máxima tensión en torno a los hogares de seguridad de INAU, surjan posibles motines que todos sabemos cómo terminan.

Sobrevolemos rápidamente por la Educación, que, como siempre y en plena discusión Presupuestal, se dedica a reivindicar viejas plataformas con viejos sistema y ya conocidos resultados…

Hubo paros ayer, continúan mañana y siguen el jueves: 72 horas en total sin clases pese a la amenaza de la Ministra María Julia Muñoz de que los docentes deberán trabajar “hasta la Navidad…” Imitando a Pacheco, este gobierno de neoizquierda decretó la esencialidad en la educación, pero los docentes no la acatan y quieren algo concretito: 25.000 de sueldo mínimo por 20 horas semanales de trabajo, es decir, cuatro horas POR DIA DE LUNES A VIERNES. ¡¿Ta?!
Por la Salud, tanto pública como privada, los panoramas no son disímiles, aunque la gran vergüenza nacional esté instalada ahora en ANCAP, la eterna empresa estatal y monopólica uruguaya que vende los combustibles más caros del mundo aunque el precio del petróleo ande por el piso.

Apenas el ex Presidente de ANCAP y actual Vicepresidente de la República Raúl Sendic dijo que los niveles de endeudamiento se corresponden con decisiones “que tomó el anterior gobierno» de José Mujica y que «la plata que falta la tiene el gobierno central», estallaron las críticas.

Por ejemplo, Esteban Valenti un eterno comunicador al servicio de la izquierda y ex jefe de campaña de la mega coalición de gobierno, comparó a Sendic con el gobernador de Judea Poncio Pilatos y elevó la tensión dentro del Frente Amplio por el déficit de ANCAP a niveles pocas veces visto.

Valenti sostuvo que las declaraciones de Sendic reflejan a «Pilatos en acción» e ironizó diciendo que «nunca había visto a Poncio Pilatos lavarse las manos con nafta».
Mientras estamos ingresando a un proceso recesivo, aumenta el desempleo, suben los precios y los números de la inflación se mantienen prolijamente dibujados, el contexto internacional tampoco ayuda.

China devalúa y hace temblar desde las Bolsas mundiales hasta nuestra insignificantes (para los chinos) exportaciones. Brasil también devalúa en medio de escándalos de corrupción y con una Presidenta a la que multitudinarias marchas le piden que renuncie porque apenas tiene un 6% de aprobación. Argentina se mantiene de pie, pero es un acertijo saber hasta cuándo…

Cuando encaro esta “ensalada temática”, cuando escribo estas primeras y acotadas reflexiones, sé que una buena parte de los lectores al final del artículo; me catalogarán de “agorero” y de ver siempre “la mitad del vaso vacío”… Otros tal vez se limiten a decir: “buen análisis” o “correcto enfoque”.

Lo que no quisiera es que, entre lectores y opinadores, tuvieran primacía los indiferentes, aquellos que les da lo mismo, los que no se preocupan porque la Biblia esté junto al calefón…

Percibo, sinceramente percibo, que se viven momentos confusos y que se avecinan otros aún peores. Sólo advierto. Hay un raro tembladeral… Ojalá me equivoque.

Be the first to comment

Deja un comentario