“Germán… esto es política”

Por Germán Coutinho. Agradecemos la invitación para poder estar, nuevamente, de manera semanal, transmitiendo mi opinión a los salteños, de la misma manera que lo hicimos antes de la elección del 2010 donde fui electo Intendente.

Luego de asumir, entendí que siendo Intendente tenía que dar un paso al costado como columnista, y me dediqué a trabajar de lleno por Salto; por eso ahora acepté esta nueva invitación, porque creo que desde el Senado y desde aquí puedo seguir aportando cosas por Salto. Eso sí, siempre en forma positiva y sin agredir a nadie, fiel a mi forma de ser. Sin agresiones.

Hemos transitados en estos últimos tiempos, todos los acontecimientos públicos con mucha tristeza y varias personas me dicen, “Germán… esto es política”… así es la política…

Pero no, no es política, de la manera que nos injuriaron, de la manera que hablaron de nosotros, de nuestras familias, los rumores, los agravios, la falta de respeto.

No, esto no es política, por lo menos la política que quiero yo. No puede ser política el recurrir todo el tiempo a la estrategia de ver como destruyo a mi adversario, para ver si tengo una oportunidad.

Hemos tenido que soportar con mucho dolor todo tipo de agresiones violentas contra mí, mi familia, amigos y la gente que nunca dejó de estar al lado nuestro ni en las más difíciles.

“Esto es política…”, me decía. Cuando quedé esperando la reacción de personas que conocían cada una de mis acciones. Personas de mi partido y de otros partidos. Pero algunos vieron una oportunidad, algunos quedaron en silencio y otros incentivaron a que desde sus cuadros políticos aprovechen la oportunidad que les convenía de mirar con pasividad la estrategia final y no los 60 meses de trabajo.

Nosotros lo único que hicimos fue trabajar por el departamento en forma honesta y sin contar las miles de dificultades que todos los días había en el departamento de Salto.

Nos esforzamos en impulsar el desarrollo de Salto, trabajar con su gente, fortalecer a la producción y una fuerte apuesta a las obras que están a la vista y a lo social con la cantidad de dificultades que vivió y viven muchos salteños.

Apoyamos a las fuerzas vivas que son el gran motor de este nuestro departamento y cada acción en conjunto y cada colaboración fue un impulso al trabajo de tanta gente que lo hace por Salto.

Nos esforzamos para mejorar los salarios de los trabajadores, respetamos y cumplimos con reclamos históricos de los funcionarios respetando sus cargas horarias, su trabajo y sus puestos de trabajo.

Ayudamos a muchos salteños, que sus vidas tenían grandes dificultades, sin preguntarle de que partido eran o a quien habían votado, eso fue así y todos lo saben, buscamos siempre unir y no dividir.

Nuestra bandera fue la de Salto y respetamos a todos los salteños sin importar su ideología, sin agresiones, priorizando el departamento. A pesar de las miles de dificultades intentamos siempre ser parte de la solución y no del problema y cuidamos la imagen de Salto, ante cada problema, allá salíamos a intentar solucionarlo y no quejarnos.

Trabajamos, trabajamos y trabajamos, quizás, o sin quizás, no nos defendimos como teníamos que habernos defendido, porque cuando uno actúa con buena fe, no tiene que andar buscando excusas para no hacer las cosas, ni buscando culpables.

Pero desde otras tiendas aprovecharon, nuestra actitud de trabajo y de mano tendida, nuestra manera de ser, para hacer una campaña destructiva sin límites a nosotros y al departamento.

Todo fue armado, todo fue estrategia sin medir daños colaterales. Y con esas estrategias lograron obtener resultados.

Podrán habernos hecho pasar mal, podrán seguir diciendo los analistas que las campañas negativas funcionan, pero nosotros seguiremos nuestro camino y el tiempo dirá. Solo el tiempo.

Be the first to comment

Deja un comentario