Este sábado Juan Andrés Verde presenta su libro “Entre Amigos” en el Ateneo

Forlan con Juan Andres“Tuve la oportunidad de leer al gordo, y en algunos episodios, como en la anécdota del diariero, se me puso la piel de gallina… Este libro te va a ayudar a formar tu opinión, dándote nuevas ideas. Y seguro, te vas a dar cuenta de que con pequeñas cosas, podés ayudar mucho a los demás”. Estas son algunas palabras dejadas en el prólogo del libro “Entre amigos” por el crack de la selección uruguaya Diego Forlán.

Se trata del tercer libro de Juan Andrés Verde (conocido por sus amigos como el Gordo Verde), con más de ocho mil ejemplares en todo el país y ahora una nueva edición para América Latina que será presentada este sábado en el Ateneo de Salto a partir de las 20.30 horas con entrada gratuita y para toda la familia. El autor de este libro con variadas reflexiones de los tiempos que vivimos se autodefine como “ex rugbista, autor, seminarista” y mantuvo el siguiente dialogo con nosotros.

– ¿Qué es “Entre Amigos”?
– “Entre Amigos” es una recopilación de anécdotas y reflexiones que comparto domingo a domingo en la cuenta de Facebook “Gordo Verde”. Por sugerencia de varios amigos terminaron escritas en papel como otra manera de llegar. Anteriormente había escrito dos libros que eran más bien de fe, hablando de Dios como un “Gran Amigo”.

Este en cambio, es un libro de valores, más allá de la fe que uno pueda profesar o no, lo que intenta es poner de moda ciertos valores que seguro forman parte de nuestra sociedad, pero que quizás se ven “adormecidos” por distintos factores. Lo que comparto en el libro es justamente una serie de anécdotas y reflexiones que invitan a vivir ciertos valores como el de la amistad, el perdón, la confianza (entre otros) de una manera más jugada y sin darle tantas vueltas. Es un libro cortito, con historias breves, fácil de digerir y pensado para amigos que les gusta leer poco. No lo considero un libro de autoayuda pero sin dudas, apuesto a que los buenos ejemplos pueden incentivarte a encarar, si te encontrás en un momento difícil o particular de tu vida.

– ¿Cómo consiguió que Diego Forlán escribiera el prólogo del libro? ¿De dónde lo conoce?
– Por el deporte y el apostolado que me toca vivir hoy como seminarista, me encuentro cercano a varios deportistas, entre ellos jugadores de futbol. Mantengo amistad con jugadores que creo referentes en distintos equipos, pero lo de Diego fue de rebote. La verdad es que no lo conocía de antes. Me gustaba la idea de que él diera su parecer en el libro -y vaya si lo hizo, que me dejó sin palabras con su prólogo-, y entonces traté de ponerme en contacto con él. Pensé que sería imposible, hasta que me di cuenta la cantidad de amigos y conocidos cercanos que teníamos en común. Yo no soy de ver quien pone “me gusta” en las publicaciones que hago, pero intento responder todos los comentarios o mensajes que me mandan a la página. Y noté que familiares directos y amigos de Diego me seguían y comentaban en la página. A través de ellos logré llegar a él. Me pareció un tipo tan cercano, humilde y sencillo que verdaderamente me sorprendió. El día antes de que la selección uruguaya viajara al mundial de Brasil, Diego me recibía junto a su esposa y familia un domingo previo al almuerzo, para ajustar detalles del libro. Cuando llegué tuve de él una imagen muy linda pateándole tiros al arco a su sobrino. La verdad, me alegra enormemente su regreso al Uruguay, creo que tiene mucho para seguir aportando no sólo como profesional, sino como persona, con su ejemplo y testimonio.

– De jugador de rugby a seminarista, ¿cómo es eso?
– Es cierto, desde chico jugué al rugby en el Colegio Monte VI y luego ya desde las juveniles en el Carrasco Polo Club. En lo rugbístico le debo todo al Club y a los entrenadores. Lo mismo de la selección. Participé en los mundiales juveniles de Irlanda 2007 y en Japón 2009 en donde nos tocó jugar contra los países de primer nivel: All Blacks, Irlanda, Wallabbies, Sprinbooks, etc. Nunca más me voy a olvidar del Haka cuando jugamos contra Nueva Zellanda. Nunca antes había cantado tan fuerte nuestro Himno Nacional, pero todo eso fue “quedando chico” cuando empecé a conocer más de cerca a Jesús, al punto que mi vida cambió totalmente. Sentí el llamado a vivir el rugby de otra manera, siguiendo el camino del sacerdocio. Y verdaderamente siento que esto me hace feliz. La filosofía del rugby es un gran punto de partida para vivir una vida de valores, hasta incluso para conocer a Dios. Pero en esto, cada uno llega hasta dónde quiere llegar y es muy respetable.

Lo cierto es que el hecho de haber tenido la posibilidad de conocer este deporte, de haber participado en giras, sudamericanos y mundiales juveniles, creo que me abrió puertas para otras cosas hoy en día. Como por ejemplo, pude formar parte en un proyecto, junto con otros Teros, en los que promovidos por la URU, llevamos el rugby al COMCAR. Pudimos llegar también a la Colonia Berro y al CEPRILI (Centro de Privación de Libertad de máxima seguridad) en donde durante el año pasado se utilizó el rugby como instrumento para transmitir ciertos valores a los jóvenes, animándolos a encarar. También formo parte de “Ceibos Rugby Club”, un equipo nuevo que ya juega en segunda división y que está formado por jóvenes del interior y por exalumnos del Colegio Monte VI, en donde el Rugby es un medio para crecer como deportistas pero también como personas. En fin, creo que hoy vivo el rugby de otra manera, aunque extraño mucho entrar a una cancha como jugador. Pero sueño con levantar algún día, la copa más grande de todas, la que se levanta en el Cielo con todos tus familiares y amigos.

image– Va a venir a Salto a presentar tu libro, pero no vendrá solo, ¿quién le acompañará?
– La idea es tener una charla “Entre Amigos”, presentando el libro y a la vez reflexionando con anécdotas que nos incentiven a todos. El lanzamiento oficial del libro fue en noviembre del año pasado en Montevideo y fue presentado por Andrés Fleurquin, Nacho Gonzalez (jugadores de fútbol), Manuela Da Silveira y Juan Carlos López “Lopecito” (conductores de tv), Eduardo Strauch (sobreviviente de Los Andes) y el Cardenal Daniel Sturla, quienes hicieron su aporte dando su parecer acerca del libro. El sábado podremos ver un breve video de sus comentarios. Pero para esta ocasión tan especial en Salto, me acompañará el cantautor uruguayo Daniel Guerra, que viaja desde Montevideo y al final de la charla nos regalará un poco de su música. La entrada será gratuita y tanto los libros como sus CDs van a estar a precio de lanzamiento, accesible para todos.

– ¿Qué encontrará el salteño que vaya al Ateneo a conocerlo a usted y a su propuesta? ¿Cuál es su mensaje?
– (Se ríe) Se va a encontrar con un pibe común y corriente, gordito, que tratará de compartir un poco algunas anécdotas y reflexiones que pueden ayudarte a “encarar en la vida”. No se trata de una receta sino de una propuesta. Es una charla breve, abierta para toda la familia, pensada en especial para jóvenes. Como dice mi amigo Landriscina, “Pa´ los que son jóvenes hace más tiempo, y los que son jóvenes hace menos tiempo”. Conozco poca gente en Salto, y la verdad no sé con qué me voy a encontrar, pero sé que hay mucha gente buena y espero poder compartir un rato lindo con los compatriotas salteños.

Be the first to comment

Deja un comentario