“En mi vida pensé en hacer mártir a un nabo de estos”

giovanoniEl periodista Luis Giovanoni tuvo que declarar ante la Policía por un «eventual atentado contra la persona del intendente Andrés Lima», según especificación textual de la Jefatura de Policía de Salto.

«Es todo una cortina de humo. Esto lo hicieron para amedrentarnos y asustarnos, pero le erraron de caballo. Capaz que piensan que voy a dar menos trabajo porque estoy enfermo. Pero le erraron. En mi vida pensé en hacer mártir a un nabo de estos», respondió Giovanoni a EL PUEBLO, al ser consultado sobre la presunta amenaza al intendente.

El periodista, incluso, asevera que no existe denuncia al respecto y que pese a tener que declarar como presunto responsable del hecho, los funcionarios policiales que le hicieron las preguntas de rigor no le dijeron de qué estaba acusado ni le mostraron ninguna denuncia en su contra.

«La denuncia no apareció. Después nos enteramos que había un fulano que iba a firmarla. Y luego nos enteramos que un familiar mío habría comentado que yo estaba tan caliente con lo que le hicieron a Alfredo (su cuñado) que yo dije que habría que reventarle la cabeza al tipo. Si yo dije eso -reflexionó Giovanoni, lo hice en el ámbito de mi hogar y bajo los efectos de la droga» (que le están proporcionando como paciente oncológico), arguyó Giovanoni.

El periodista niega poseer armas de fuego, desmintiendo el rumor que afirmaba que se lo vio con un revólver en las manos. «Si alguien me vio con arma, es crack, porque no las tengo. Además, si vos vas a matar a alguien, ¿vas a mostrar el revólver? Están desesperados. Al hombre (por Lima) se le está yendo la cosa de las manos porque no tiene técnicos. Tiene alguna gente muy inteligente cerca, pero otros que lo rodean no lo son».

«ESTO EMPEZÓ EN JULIO»
Según Giovanoni, «esto empezó en julio, cuando fue el cumpleaños de la radio (Arapey). Lima vino y comentó que fue la única radio que lo ayudó cuando no tenía plata… Pero ya estaba medio quebrado con nosotros porque le habíamos marcado la cancha e íbamos a seguir marcando las cosas que estaban mal. De ahí para adelante, todo empeoró… El otro día, cuando se cumplieron los 100 días del gobierno (departamental), salió un comunicado muy fuerte en la radio, donde se le pidió (a Lima) que no le siga mintiendo a la gente. Ese día, él dijo que iba arreglar Avenida Reyles y también la famosa Manuel Oribe. Pero yo le recordé que Oribe ya está paga. Sólo hay que esperar que terminen de arreglar para cobrar una diferencia.

Quince días más tarde, hizo una conferencia de prensa diciendo que 10 días después empezaban los arreglos. Y nosotros empezamos a marcar un sinnúmero de cosas».

Radio Arapey es uno de los acreedores de la Intendencia. «Yo le dije (a Lima) que buscara la manera de pagarnos. Le dijimos que nos servían igual 5.000 pesos por mes. Porque nosotros no cobramos, sino que descontamos algunos impuestos a cambio de la deuda».

«El lunes o martes pasado sucedió algo extraño -prosiguió Giovanoni-, porque nos robaron algunas cosas de la casa. Algunas aparecieron, pero otras no. Ahí ya nos preguntamos si nos quisieron asustar o no, porque es evidente que la Policía está trabajando para Lima», sostuvo.

El propio martes, «paré el auto frente al correo, entre Treinta y Tres y Artigas, porque tenía médico. A las dos de la tarde me pusieron la ficha. Salí cerca de las tres y media. Y como a las seis de la tarde me dijeron que en el juzgado habían rodeado a Federico con pistolas y no sé qué. Se equivocaron de persona y pensaron que era yo. Ahí nos dimos cuenta de que estaba entreverada la cosa».

«LA POLICÍA ENTRÓ DE NOCHE A MI JARDÍN»
El mismo martes, «me acosté temprano y me desperté como a las 9.30 ó 10.00 de la noche al escuchar una discusión afuera. Sentí que hablaban de allanar mi casa. Se comunicaban a través de una radio, por lo que debe estar todo registrado. Pero finalmente decidieron no entrar a mi casa de noche. Eran dos policías que habían venido a buscarme para llevarme.

Entraron de noche al jardín de mi casa. Federico habló con el jefe de Policía y con un tal Sanguinetti, comprometiéndose a llevarme a las 10 de la mañana. Cuando fuimos, nos encontramos con que no había denuncia en la Jefatura de Policía. Decían que yo lo había querido matar (a Lima)».

«Vamos al otro día (a la comisaría). Un comisario que estuvo cinco minutos con nosotros se fue y quedaron un oficial y un policía. Nos hicieron una serie de preguntas que contestamos. Me preguntaron por qué mi auto estaba frente a la Intendencia. Les dije que había parado pasando la Intendencia, porque me llamó Ernesto Castro, porque quería hablar conmigo. Eso está todo registrado en el teléfono. Me dijeron que no puedo estar cerca de Lima, que no puedo hacerle notas. ¿Y qué voy a hacer cuando el tipo vaya a la radio?», se preguntó Giovanoni.

«NI EN EL JUZGADO PUDIMOS VER LA DENUNCIA»
El periodista aseveró que también fue al juzgado «para ver en qué etapa estaba todo», pero «no pudimos ver la denuncia». «Fue un susto que me dio el entorno (del intendente), para apretarme. Todo arrancó el martes, pero justo hoy (por ayer), el día del periodista, tuvo su punto de referencia en todos los canales. Salió en todos lados. Y eso tiene un por qué. Nadie se espera porque sí».

«¿Cómo voy a decir que tengo una bala para Lima? Ayer (el jueves) fueron de pesados a la radio a exigir que dijéramos tal cosa y se les indicó que tenían que hacer el trámite por la vía legal. Y hoy (ayer) fueron con un acta y una escribana a pedir el espacio del programa de (Leonardo) Silva. Vinieron con una escribana de Montevideo y con un policía. Ni sé que dijo Silva y no me interesa», acotó el periodista.

Giovanoni aseguró que va a denunciar a los policías que fueron a su casa. «Vamos a denunciarlos al Ministerio (del Interior), porque entraron de noche a mi casa. Vamos a tratar de conseguir las cámaras que están frente a la Intendencia y la cámara del banco. Vamos a presentarnos diciendo que nos han querido avasallar y amedrentar. Y si hubo denuncia al 0800, va a tener que aparecer».

(Fuente: diario El Pueblo)

Be the first to comment

Deja un comentario