El implacable fotógrafo de “El Conservador”

foto conservadorPor Congo Bill. La verdad es que desde la foto en “Adolfo” a raíz de la cual terminaron marchando “p’al juzgado” Gomez Mema, el Alcaloide, y el gordito de melenita hipiya que se hacía el bobeta y preguntaba “¿porqué me odian…?”, el chasirete de “El Conservador” ha resultado más importante que todos los líderes opositores en el asunto de mostrar a la ciudadanía de la RODELU el estado de sus instituciones.

Y si, una imagen vale por mil palabras, y realmente como mono periodista no puedo menos que destacar con admiración la habilidad extraordinaria de este fotógrafo del “Click” oportuno, que en representación del “4º Poder”, acaba de sacarle la careta al 5º y subterráneo poder que acecha al Nº 1, a la ministra Muñón, a Porro, al Cdr. Austeri, al Canciller Ni Lovea, y los zancadillea sin pudor.

En consulta con mi editor, le pregunté qué es esto del “Planario”, y para mi sorpresa me dijo con malhumorada seriedad: “es lo mismo que fue el COSENA, un invento ilegal, ilegítimo y antidemocrático, que subvierte el orden constitucional, que en lugar de ser verde oliva, ahora es multicolor, y no hablemos más del asunto”.

Pero viendo mi cara de mono desconcertado se condolió y agregó: “si mirás la foto vas a ver que están el sociomenoristaBongo, el agromunista Loretti, y el no-se-que-cosa Yerbal Pardelli, que como los sacaron como “chicharra de un ala” del Parlanchín ahora levantan el cartoncito en el inventado 5º poder, para seguir “gobernando”, en concordancia con el pésimo antecedente del finado Gargamel, que trajo un colega brasilista para hacerle perder el tren al Nº 1 en su primer consulado…

Un repaso de las noticias de los últimos días, superando la anestesia profesional (que nos hace un tanto indiferentes al esperpento) da que pensar; porque mientras Amonio sigue peregrinando de la TV al juzgado, para ver si la amnistía para los Tupas que se votó en el primer semestre de 1985 (¡!) incluye el delito de “arreglar los papeles”, y se discute si es un asunto de “lesa humanidad”, en otro juzgado hay grandes dudas acerca de si enterrar el marido asesinado en el fondo es crimen ecológico o vegetal, y si los vecinos deben ser procesados como cómplices o por presunción de distracción en reiteración real…

En la rama más alta del Parlanchín, mientras ocurría todo lo anterior, se votó una norma antialcohólica radical, destinada a hacerle la espirometría a automovilistas, motociclistas, ciclistas, conductores de triciclos de reparto, aurigas de carros cartoneros y jinetes de equinos… es tan radical que parece ni siquiera se podrá usar perfume. Daisy Duck que exigía la exclusión del “Uvita”, propuso agregar a los que toman psicofármacos, pero no le llevaron ninguna de las dos propuestas.

Constante Moravia (con el matorral de orégano más erizado que nunca), hizo una encendida exposición antialcohólica asociando esta con el machismo de un conocido agente secreto inglés (gran borrachín y fumador), que fue respondida advirtiendo que la inolvidable Marilin, decía que las TRES cosas que más disfrutaba eran “un Martini antes y un cigarrillo después…” que desconcertó gravemente a la expositora que no captó que sería la cosa “del medio”.

No faltará en las próximas semanas algún irrespetuoso que proponga incluir en la lista de los candidatos a la espirometría a los legisladores; sin llegar a esos extremos, yo me limito a sugerir que se tomen un tazón de café bien cargado, no es cuestión que un día de estos, despierten y se encuentren con los integrantes del Planario ocupando sus lugares, porque en uso de su inesperadas facultades plenipotenciarias, levantaron el cartoncito y los subrogaron a todos, con la bendición del Nº 1, que últimamente tiene el SI bien fácil.

Be the first to comment

Deja un comentario