El error de la omnipotencia

Por Pablo Mieres. El desenlace del caso Calloia puso en evidencia nuevamente el reflejo omnipotente que aqueja muchas veces al partido de gobierno.

En efecto, resultaba obvio que estando bajo estudio de la Suprema Corte de Justicia un recurso del que podía derivar el restablecimiento del procesamiento del Ec. Fernando Calloia, la prudencia aconsejaba esperar la sentencia en lugar de apurar su designación como Presidente de la CND.

Sin embargo el partido de gobierno prefirió votar la venia con el voto contrario de los demás partidos sin esperar el pronunciamiento judicial.

Entonces el Frente Amplio incluso celebró como una victoria el acto de asunción de Calloia como Presidente de la CND, se acentuó su reivindicación y se dijo equivocadamente que la causa judicial estaba terminada. Visto hoy aquel acto, lo ocurrido aparece aun más grotesco.

Lo cierto es que menos de dos meses después de la votación de la venia en el Senado, la Suprema Corte de Justicia falló restableciendo el procesamiento por el delito de abuso de funciones. Por lo tanto el festejo se convirtió en un grave error del gobierno que lo termina pagando caro.

Al Frente Amplio le cuesta mucho aceptar los límites que el sistema institucional marca. Bueno es decir que, de todos modos, el gobierno reaccionó bien y en menos de 24 horas aceptó la renuncia de Calloia, pero si hubiera actuado con mayor humildad y cautela se habría ahorrado un importante costo político.

Ahora bien, apenas dilucidado lo de Calloia, el gobierno enfrenta un nuevo desafío en el que se juega su sensibilidad para aceptar los límites del ejercicio del poder. La solicitud del Partido Nacional de crear una Comisión Investigadora para analizar las razones de la grave situación patrimonial y financiera de ANCAP es un nuevo test para el gobierno y para el Frente Amplio.

Las razones son obvias y muy evidentes. Una empresa como ANCAP, que opera en régimen de monopolio en buena parte de sus negocios, repentinamente se encuentra en una profunda crisis financiera y económica, con una grave pérdida patrimonial y con balances que en los últimos dos años suman casi quinientos millones de dólares.

Por mucho menos que esto en épocas de gobiernos de blancos y colorados se habilitaban instancias de investigación parlamentaria.

Desde que el Frente Amplio llegó al gobierno, hace ya más de diez años, ha negado todas las solicitudes de creación de comisiones investigadoras, con total independencia del fundamento de los correspondientes planteos. Ya en este año se negó la solicitud para investigar el FONDES.

Por eso una nueva negativa, en este caso, sería un grave error del gobierno, puesto que podría pasar lo mismo que con PLUNA, es decir que a pesar de la cerrada negativa del FA, la “piedra” saltó igual ” y representó el procesamiento de dos jerarcas de primer nivel del gobierno de Mujica.

El fantasma del caso PLUNA planea sobre la decisión del gobierno.

Veremos qué ocurre, pero cada decisión que se toma eludiendo la aceptación de errores y asumiendo posturas de omnipotencia va sumando desgaste ante la opinión pública que ve en estas negativas, la soberbia que surge del largo ejercicio del poder.

Be the first to comment

Deja un comentario