Conferencia sobre planificación estratégica para la La comunidad emprendedora

emprendedoresA cargo de Antonio Oliva, poseedor de un postgrado en Planificación Estratégica y concluyendo la Maestría en Marketing Político, estuvo a cargo una charla destinada a emprendedores sobre marketing y comunicaciones, lo que surgió a pedido de la Comunidad Emprendedora que previo al evento mantuvo una reunión en la sede del Centro Comercial e Industrial de Salto.

La idea fue tomar conocimiento de marketing para comenzar un proyecto y Oliva, quien previamente mantuvo un diálogo con los medios de comunicación presentes, manifestó su satisfacción por “haber estado en Israel capacitándome en esto, por lo que respondí positivamente a la solicitud de Alejandro Secco”, quien está en la iniciativa de esta actividad.

GENERANDO HISTORIAS
Refiriéndose al tema específico que se menciona al principio, el entrevistado aseveró que “es mucho más sencillo de lo que nos imaginamos”, estimando que basta con “pensar claramente qué es lo que queremos”, para agregar que ocurre que “cuando decimos vamos a emprender el vecino nos va a robar la idea, el otro nos quiere copiar y después tenemos 64 proyectos iguales”.

Fue cuando enfatizó que cada uno de los emprendedores “debe aplicar determinadas cosas de acuerdo a su realidad, entendiendo también que la sociedad cambió”, estimando que “estamos en un escenario sumamente favorable”.

Antonio Oliva estimó que se deben dejar de lado “los cambios políticos”, subrayando que “la sociedad está buscando otro modelo”, indicando que “hay un modelo de compra”, para establecer que “antes la tecnología estaba en la web y hoy está en el facebook”, señalando que es fundamental hoy acceder a elementos como el twitter y otros espacios de internet, para concluir en que “tengo que generar historias, porque lo que busca la gente son historias que conmuevan y no simplemente pasar por mensajes y te hago amigo y te etiqueto”.

LEVANTANDO LA CABEZA
En otra parte de sus declaraciones y ante la consulta concreta, el entrevistado planteó su convicción de que “todos tenemos la capacidad para ello”, aunque reconoció que “muchas veces nos achatamos y si no levantamos la cabeza… ocurre como el avestruz que entierra la cabeza y no mira para el costado”.

En el punto acotó que siempre aconseja a sus alumnos que “crucen el Daymán y salgan de la Cuchilla de Haedo y si miramos al otro lado del río Uruguay vamos a encontrar un mercado más grande y atractivo”.

No obstante reconoció que “ello no significa que tengamos que pelearnos ni con unos ni con otros, sino que miremos que antes fuimos el destino termal”, lo que dijo “hoy es una cosa mucho más amplia, que incluye a Paysandú y por lo tanto la propiedad de la marca termas ya pasó a ser el 50% nuestro y se va a ir desmenuzando”.

Oliva recalcó que entonces “debemos crear algo y no seguir vendiendo objeto primario, vamos a dar otro servicio más, vamos a seguir vendiendo comidas, desde la producción hasta el producto final. Porque está en nosotros mirar otras cosas para saber hacia adonde podemos apuntar”.

antonio olivaLA PLATA APARECE
Cuando LA PRENSA le preguntó sobre las variantes a las que puede llevar a un proyecto las variantes que tiene la macroeconomía nacional, respondió que es así, “pero si estamos emprendiendo las variantes macroeconómicas no deben asustarnos, porque estamos emprendiendo negocios a medida que deben ser rentables y no tenemos el problema de disponer de 200 ó 300 empleados, no por ellos sino por la cantidad”.

Manifestó el convencimiento de lo aprendido en Israel en cuanto a que “la plata siempre va a aparecer, si la idea está buena, la plata aparece”, poniendo el ejemplo de la iniciativa de “Pedido ya”, generada por dos jóvenes que lo venden al exterior, subrayando que “si simplificamos las cosas, la gente nos va a querer”, evitando lo engorroso que resultan algunos emprendimientos”.

No faltó la acotación de Oliva en cuanto a que “hoy tenemos la posibilidad desde aquí de vender cualquier cosa y solamente hay que definir cómo lo vamos a hacer”, dijo.

SIN HACER LOCURAS
“Leer, leer y leer”, tal la respuesta de Antonio Oliva cuando se lo consultó sobre las diferencias generacionales con lo que fue la empresa de su padre. Pero agregó otras acciones como “viajar, estar y no debemos tener miedo de cruzar aunque no siempre a los mismos lugares”.

“Si voy a enfrente”, refiriéndose a Concordia, “voy a mirar el entorno, donde tengo un conglomerado de 190 mil personas enfrente, dos veces la ciudad de Salto a solo 30 personas. Algo tengo que encontrar para vender. Por eso es cuestión de entender, como son las lógicas y hasta dónde podemos llegar, sin soñar, por ejemplo, que le podemos vender naranjas a Japón. Porque hay que hablar de una cadena tan larga que ahí la macroeconomía me va a afectar”.

Planteó su convencimiento que “hay que pensar en vender en Artigas”, en referencia a que se debe pensar en “ampliar nuestros mercados sin hacer locuras y por lo tanto en macro estructuras que hoy es lo más complicado”.

(Fuente: Diario La Prensa; foto de Oliva gentileza de Diario El Pueblo)

Be the first to comment

Deja un comentario