Como debía ser

Por Leonardo Silva. Los funcionarios municipales están realizando de manera legal y legítima un paro en sus actividades mientras esperan que la intendencia de Salto cumpla con su obligación de pagar sus salarios y demás beneficios, además de volcar también las retenciones realizadas a los organismos que corresponden.

¿Qué diferencia este paro de los anteriores? Que este paro se anunció con casi dos semanas de anticipación, dando de esa manera el suficiente margen de tiempo al gobierno departamental para alcanzar una solución, y a la población se le informó con bastante antelación que a partir del martes no tendría más servicios, en particular los de recolección y ómnibus. El paro fue dirigido directamente a quien correspondía, al gobierno de turno, mientras que se avisó a la gente que se preparara para no ser tomado por sorpresa en su buena fe. En los anteriores paros esto no ocurrió y la población y la ciudad pagaron los platos rotos.

Se podrá decir que hoy ocurre lo mismo, y no es así pues el sindicato avisó con tiempo y no tomó a nadie por sorpresa, por más que la gente sacó igualmente sus bolsitas de basura el lunes a la noche. Aquí la responsabilidad ya no debe trasladarse al sindicato.

De todas formas se anuncia que en las próximas horas la solución llegará a través de la Junta Departamental, tal como siempre se supo que pasaría, donde todos los partidos votarán un endeudamiento para pagar los sueldos. Algo que podría haberse hecho hace dos semanas y evitar tantas complicaciones.

Be the first to comment

Deja un comentario