Cambiar el rumbo

Por Leonardo Silva Pinasco. La política, el fútbol, la religión, la raza, la opción sexual, los gustos musicales… todo es una constante excusa para buscar aquellas diferencias que nos alejan. Algunos sacan provecho que nuestra sociedad esté dividida, fomentando el hacé la tuya por encima de la unidad.

Pero aparte, no se trata solo de marcar diferencias, si no de pelear con el otro, donde en este juego maniqueo que se nos plantea parece ser que el que pegue el grito más alto o el que insulte de manera más soez, gana. Divisionismo más enojo no nos deja una sociedad de la cual podamos sentirnos orgullosos.

Es más, si compramos ese producto que nos pretenden vender, donde ya un grupo de personas vive metido en las redes sociales insultando y siendo insultado en un vale todo que supera largamente a “Titanes en el Ring” de Karadagián, donde los golpes y gesticulaciones eran de mentirita, llegaremos a la conclusión que como sociedad, no tenemos ni presente ni mucho menos, futuro.

Es cuando debemos preguntarnos, ¿esta es la sociedad que queremos dejarle a nuestros hijos? Claramente la respuesta es no. Siempre se está a tiempo de cambiar el rumbo y escapar del precipicio al que nos estamos dirigiendo como sociedad.

Valores como la solidaridad se pusieron de manifiesto en estos días debido a una catástrofe climática que muchos vecinos han padecido, debiendo ser evacuados de sus hogares. Aprovechemos esa puertita de esperanza que se abre y sigamos descubriendo que hay una mejor forma de comenzar este 2016.

Be the first to comment

Deja un comentario