Apuntes en borrador

apuntesADEPTOS. Por lo visto, el vicepresidente de la República tiene algunos adeptos en Salto que piensan que los periodistas y los medios de comunicación somos enemigos de la Democracia. Como dijimos en otra oportunidad, que se enojen con quienes ejercemos el periodismo no se trata exclusivamente de una cuestión ideológica ya que hemos visto esta misma patología en el gobernante de turno, fuese éste de izquierda o de derecha.

Pero resulta que uno de ellos en particular, un jerarca municipal, está más preocupado por distorsionar la realidad respondiendo a “algunas versiones de prensa” sobre la problemática generada en el sector turístico por la declaración del estado de emergencia sanitario en Salto por 180 días que en preocuparse de resolver el entuerto que su propio gobierno generó.

Nos enteramos el pasado miércoles por el representante de Salud Pública que estamos muy lejos de estar ante una emergencia sanitaria en Salto, pero que fue declarada de todos modos como un mensaje de apoyo a las autoridades locales en su trabajo (sic).

Asimismo solo se habla en Montevideo de la matanza de perros que hay en Salto dejando a miles de uruguayos que leen, escuchan o ven las noticias en el informativo de la noche la libre interpretación de si todos los perros asesinados tenían o no Leishmaniasis. Esa alarma pública generada por el propio gobierno no ha hecho que ninguna persona sensata deje sus vacaciones termales, al menos para el director de Turismo local.

Tampoco para el astuto jerarca la devaluación de la moneda brasilera lleva a que los miles de argentinos y de uruguayos prefieran las hermosas y cálidas playas brasileras a nuestras piscinas calientes, más allá que nuestro país es mucho más caro.

Tampoco existió problema alguno en nuestras termas ni en su normal funcionamiento por la inundación más grande de la historia del país.

Tampoco importa para el jerarca y sus adeptos lo dicho por ediles de todos los partidos el pasado miércoles en la Junta Departamental quienes reconocieron los problemas que la Leishmaniasis ha traído a Salto, particularmente en materia turística.

Partamos entonces de la base que nada de eso ha logrado afectar a nuestro turismo, por suerte todo marcha de las mil maravillas, y que lo afirmado por algunos empresarios hoteleros salteños, de que sus hoteles han tenido una merma de visitantes respecto a enero de 2015 en torno del 10%, pasando de una ocupación histórica del 80 al 70% les pasó casualmente solo a ellos, y el resto de sus colegas desbordan en reservas y ocupaciones en ambas termas y en la ciudad.

Los mismos empresarios hoteleros sostuvieron que el nivel de reservas para carnaval es bueno y que se espera una buena concurrencia. Nadie dijo lo contrario. Pero respecto a los problemas de las caídas de reservas en la primera quincena del año, el jerarca hace mutis. Se prefirió hablar de hoy, y no de hace 15 días atrás, cuando Salto parecía para algunos, Chernobyl (repito lo de la semana pasada)

Seguramente deberemos ir entonces cuanto antes al oculista para poder ver a los miles de turistas que felizmente han invadido nuestras termas y a la ciudad durante todo el mes que pasó. Superado el mal trance y quedando tranquilos porque el turismo salteño está en muy buenas manos, me permito advertir –dejando ya la ironía de lado- que no seremos cómplices de lo que viene, y no por eso, nos sentiremos enemigos de la Democracia, mucho menos de nuestro turismo por hacer como es debido nuestro trabajo.

Leonardo Silva Pinasco

Be the first to comment

Deja un comentario