Apuntes en borrador

PROTAGONISTAS de esta semana han sido el frío (parece que el invierno se acordó de la cita) y el fútbol, con la culminación de una nueva Copa América.

Es así que las tiendas de ropa deben estar contentas porque al fin pudieron pasar el plumero al vestuario de abrigo que tenían guardado, ponerlo en exhibición y vender. En el caso de algunas tiendas, inclusive llaman por teléfono a quienes alguna vez compraron allí para contarle de las ofertas de estación que tienen. Así que bienvenido frío, que trae trabajo a nuestra gente (sumemos también a los vendedores de leña para las estufitas que están de parabienes).

Por otro lado, la sensación es que luego del partido que jugó nuestro seleccionado con el locatario y con el despojo que sentimos los uruguayos por un arbitraje totalmente tendencioso, todos nos hicimos hincha de Argentina en la final del sábado, hasta que alguien recordó que si ganaba la Copa el seleccionado de Messi, nos igualarían en Copas con 15 para cada uno.

Mágicamente, parece ser, nos volvimos hinchas de Chile, que por suerte, en la final se acordó de jugar mientras que Argentina fue un fantasma luego de la goleada suministrada a Paraguay. Ahora Chile tiene su primer copa, Argentina (humillado), pasa a ser el único país que ha perdido una final de Copa América con Chile, lo que no deja de ser una tortura estadística más que deben afrontar los hermanos rioplatenses (tampoco nos olvidemos de la goleada que sufrió hace unos años del visitante seleccionado de Colombia).

Así que como consuelo para nosotros, es buena cosa en definitiva que haya ganado Chile su primer copa (en realidad, es la primera vez que gana algo importante en cualquier deporte).

Otra conclusión que podemos sacar de este torneo, es que tanto Uruguay como Brasil y Argentina (los tres únicos países americanos campeones del mundo), hoy somos dependientes de un solo jugador. Uruguay es suárezdependiente, Brasil es neimardependiente y Argentina, quedó demostrado en esta final, es messidependiente, si el pibe no anda o está bien marcado, como pasó el sábado, su selección no existe. Así que de última, no ganó Chile sino que volvió a perder Argentina una final. Por lo que debemos ser comprensivos con el mal momento que están viviendo los argentinos y recordarles a los chilenos que no son tan grandes, al menos deportivamente (avísenle a Bachelet que sigue saltando con la copa en los vestuarios).

***

UN AMIGO. El viernes a la noche acompañamos en Casa Quiroga a un amigo en la presentación de su primer libro, “La casa que no era nuestra”, con el que debuta la Colección “Biblioteca de Autores Salteños” a cargo del Profesor Leonardo Garet.

Es así que nuestro estimado Juan Carlos Ferreira permite que finalmente podamos deleitarnos con sus cuentos, historias, recuerdos y pensamientos. En tan solo 133 páginas uno se encuentra con 28 cuentos de su puño y letra, de lectura ágil y entretenida, con unos cuantos guiños del autor a quien sepa descubrirlos. Nuestras felicitaciones al carbonero amigo, viejo compinche de juegos de basquetbol en aquellos ya lejanos sábados a la tarde.

Leonardo Silva Pinasco.

Be the first to comment

Deja un comentario