Ancap: lo que se dijo y lo que no

Por Pedro Bordaberry. Avances y retrocesos. Dudas y confirmaciones. Negativas a declarar y testimonios contundentes. Movimiento de péndulo que parece ir de un lado a otro es lo que está caracterizando la investigación sobre Ancap.

La semana pasada no fue la excepción.

El ex Ministro de Economía, Fernando Lorenzo, corroboró una a una las afirmaciones que hiciera el Cr. Danilo Astori en su comparecencia.

Ambos coincidieron en dos cosas:

1.- no es cierto que las pérdidas de Ancap se originaron en un pedido del Ministerio de Economía de no subir los precios de los combustibles;

2.- se advirtió al ex Presidente Mújica y todo el Consejo de Ministros anterior de los desvíos que estaban teniendo las inversiones en el ente.

Esta coincidencia no es menor. Se trata de las declaraciones del ex Vice Presidente de la Repùblica y ex Ministro de Economìa del gobierno del Sr. Mújica. Además de quien es el actual Ministro de Economía y Finanzas.

Ambos contradijeron de forma contundente al actual Vice Presidente y ex titular de Ancap Raúl Sendic que había dicho que el dinero que faltaba en el ente estaba en el Ministerio de Economía.

Lo dejaron en una muy mala posición.

El ex Presidente Mújica salió esta semana a apoyar a Sendic, en una aparición que torna todo este asunto más en un culebrón venezolano que en un análisis serio de un problema grave.

En realidad Mújica salió a apoyarse a si mismo, sabedor que le informaron de lo que estaba pasando y no hizo nada.

Lógicamente Astori y Lorenzo le están señalando que ellos cumplieron con su trabajo y que Mújica no reaccionó. Se pudo evitar lo que sucedió y el ex Presidente no lo hizo.

Por otra parte, el trabajo de la Comisión empezó a sufrir otros contratiempos.

Primero fue la negativa de varios testigos a declarar. Principalmente los que se niegan a hacerlo son funcionarios de Ancap, aunque a ellos se suma por ejemplo el ex Ministro de Industria y ex gerente de Pluna, Jorge Lepra.

Casi todos los que se niegan a brindar testimonio son los que deberían referirse al crédito que Ancap le dió a Pluna por 30 millones de dólares.

Eso no hace otra cosa que acrecentar nuestras sospechas. Si no tienen nada que ocultar es dificil entender los motivos por los que no concurren.

La Comisión Parlamentaria no tiene facultades para obligar a un testigo a concurrir. Quien si lo tiene es la Justicia Ordinaria y si no existen explicaciones lógicas de los hechos al final del día será la que tendrá que intervenir.

¿Cómo explicar que fueron dos funcionarias solamente las que por error aceptaron cheques por plazos superiores a los permitidos y terminaron dando un crédito a Pluna en los hechos por más de 20 millones de dólares?

¿Cómo entender que el Gerente encargado del área referida y el Directorio no estaban enterados de lo que estaba sucediendo?

En ese sentido la declaración esta semana de la Jefe de Contabilidad Económica Financiera de Ancap comenzó a echar un poco de luz sobre el tema.

La misma reconoció que el Directorio y la Gerencia recibían a fin de mes un Balancete con el monto que estaba debiendo cada cliente como Pluna.

Es decir, el Directorio y la Gerencia sabían o debían saber lo que estaba sucediendo porque recibían la información.

El hecho que la investigación interna de Ancap concluyera en sancionar solamente a los funcionarios y por tan sólo 60 días, luego de originar una pérdida de 30 millones de dólares, acrecienta también las dudas.

Volveremos a enviarles la invitación a que concurran a declarar a quienes se niegan a hacerlo.
Si no lo hacen, dados los avances y las sospechas que existen, en el informe final daremos cuenta de ello y recomendaremos que se le tome testimonio ante quien puede obligarles a declarar.
Para dejar clara la existencia o inexistencia de los hechos y las responsabilidades.
Otro elemento que está complicando el trabajo es la negativa de algunos testigos a contestar sobre lo que se les pregunta.

Tal fue el caso del titular de la Agencia de Publicidad que trabajó para Ancap en estos últimos años.

Este empresario se negó varias veces a contestar las preguntas que le formulamos.
Lo que también acrecienta las sospechas.

Si se niega a contestar le está privando a la Comisión conocer la verdad de lo sucedido. Si no quiere que conozcamos la verdad de lo sucedido es porque lo oculta por algún motivo.
¿Cuál es el motivo?

Un repaso de las negativas y respuestas evasivas que tuvo, acrecentaron nuestras sospechas sobre la operativa realizada.

Veamos algunas de ellas.

Se le preguntó si tenía alguna relación con el ex Gerente General de Alur (subsidiaria de Ancap que contrató sin licitación a su agencia) y hoy Senador Leonardo de León.

Respondió que lo conocía.

Repreguntando de dónde y cuánto hace que lo conoce, respondió que lo conocía pero no recordaba hace cuanto tiempo (¨lo conocí hace un tiempo¨, ¨no recuerdo desde que año lo conozco¨).

Raro.

Si reconoció que pasó a manejar la cuenta de Alur sin una participación competitiva.
Cuando llegó el momento de conocer la relación de la Agencia con Ancap las evasivas se convirtieron en negativas a declarar.

Le pregunté acerca del monto que cobraba a los distintos medios y proveedores por vehiculizar las compras de Ancap expresó que eso no correspondía hablarlo en la Comisión Investigadora (¨no corresponde que yo hable de ese tema¨).

El Senador Mieres le aclaró que debía hacerlo porque ello estaba vinculado con Ancap pero además porque incrementaba los costos de la empresa.

Siguió negándose y adujo que era un ¨negocio milenario de las agencias¨ (¿milenario?)
El Senador Cardoso le preguntó si le había cobrado a la famosa radio de Quebracho que no emitía y a la que Ancap le envió publicidad por intermedio de la Agencia.

También se negó a declarar si, además de lo que le cobraba a Ancap, le había cobrado a esa radio por enviarle la pauta publicitaria.

El Senador Mieres le preguntó por otra empresa a quien Ancap le pagó $82.800 para un estudio sobre el cambio de logo. A esa empresa la Agencia luego le cobró $13.800.
También se negó a contestar.

El tema no es menor.

Si la agencia referida cobra el 15% sobre todo lo que por publicidad compra Ancap y Ancap elevó su gasto de publicidad de 1,5 millones de dólares a 10,7 millones por año, es claro que ha percibido varios millones de dólares durante este tiempo.

Mientras Ancap perdía mucho.

Al final dejó las negativas y volvió a las evasivas.

Dijo que no había trabajado, ni su Agencia ni él, para ninguna campaña política.

Pero cuando le preguntamos si había hecho algún aporte a alguna campaña política su respuesta fue que no lo recordaba y que tendría que chequearlo.

A veces, lo que no se dice, dice mas que lo que se dice.

Be the first to comment

Deja un comentario