Alguien fracasó en el control de la Leishmaniasis

Jose Antonio CardozoPor José Antonio Cardozo. Lamentablemente estamos haciendo todos los deberes para perder la batalla contra el parásito que usa como reservorio y transporte a nuestros amados caninos, aunque también según pudimos saber, pueden servir de transporte los gatos y algunos roedores. La Leishmaniasis es para muchos una palabra nueva que empezamos a escuchar hace más o menos un año y que ahora pasó a formar parte del léxico diario salteño.

Ayer la Junta Departamental se despertó de su letargo veraniego para tratar este tema que de cierta manera ha generado una especie de psicosis en la ciudadanía salteña. En la edición de hoy de LA PRENSA se brindan amplios espacios con detallados informes sobre lo que pasó ayer en el legislativo comunal.

Aquí queremos hacer hincapié en dos aspectos, en la eficacia de las acciones llevadas adelante por las autoridades sanitarias de Salto para el control del parásito y en el estado de Emergencia Sanitaria que el Ministerio de Salud Pública terminó declarando para nuestro departamento.

Es justo decir que los primeros que llevaron el tema a la Junta Departamental fueron ediles del Partido Nacional, y lo hicieron hace un año cuando dio positivo el primer caso de un perro portador del parásito en Arenitas Blancas. En ese momento también se llamó a una Sesión Extraordinaria, de la cual participaron la Directora Departamental de Salud (MSP), la Dra. Cristina González; el entonces Director de Salud de la Intendencia Dr. Enzo Squillace, directivos del Centro Médico Veterinario de Salto e integrantes de la Comisión de Zoonosis.

Ayer estuvieron los representantes de las mismas entidades, con excepción de la Comisión de Zoonosis, que estuvo invitada a participar pero no lo hizo por que no habría tenido el aval desde Montevideo, según pudimos saber a través de trascendidos no oficiales.

En aquella instancia de hace un año la Dra. González dijo que se iban a tomar todas las medidas necesarias para encapsular el problema en Arenitas Blancas y evitar así que el parásito se propague por otras áreas de nuestro departamento. Evidentemente algo no salió bien, porque ahora sabemos que el mosquito vector del parásito está más allá de Arenitas Blancas, se ha podido constatar su presencia en los barrios aledaños al Club Remeros y al Rowing Club.

Es más, una fuente vinculada a la salud que pidió no ser identificada, nos reconoció que hay indicios de que el vector está en el Cerro, y que incluso se pudo haber esparcido más allá de los límites de la ciudad porque perros “positivos” fueron trasladados a establecimientos rurales, y otro caso podría haberse ido con sus dueños a las playas del sur este del país.

La autoridades sanitarias deben comunicar y ser precisas con las medidas que se están tomando y ser más precisos aún para describir en donde se ha encontrado el vector. La población necesita información seria y certera. Si hay posibilidad de que perros afectados fueron trasladados más allá de la ciudad de Salto, las autoridades deben reconocerlo y tomar medidas drásticas al respecto.

Ya perdimos la primer batalla, el parásito salió de Arenitas Blancas.

Tenemos una declaratoria de emergencia Sanitaria por 180 días que declaró el MSP, luego de escuchar a las autoridades sanitarias ayer en la Junta, no queda claro si en realidad estamos en una emergencia o no. Decimos esto porque ayer el Dr. Matías Martínez, que concurrió en representación de la Dra. Cristina González que se encuentra de licencia, dijo que en realidad todavía no tenemos una situación de Emergencia Sanitaria, lo que tenemos son las condiciones ambientales para que esta se dé. Y lo repitió dos veces durante su alocución.

Dicho sea de paso, no parece muy coherente que la principal responsable de Salud Pública en Salto se encuentre de vacaciones en medio de un situación de emergencia. No vamos a desmerecer el trabajo que pueda hacer el Dr. Martínez, pero por algo se eligió a una persona como Directora Departamental de Salud, porque seguramente tiene la idoneidad técnica para serlo, y es ahora cuando más se necesita de su criterio técnico, no después. ¿De quién va a ser la responsabilidad si mañana resulta que el parásito se esparció a lo largo y ancho del departamento? 
A propósito, el edil Carlos Silva declara en la edición de hoy (de La Prensa) que no pudo encontrar la resolución por la cual se declaró la emergencia, llama la atención…

Ayer consultamos sobre si en realidad tenemos o no emergencia sanitaria al Director de Salud de la Intendencia, Dr. Pablo Cesio, quien si bien aclaró que no participó de la redacción del decreto, contestó en consonancia con lo manifestado en sala por el Dr. Martínez. Es decir, utilizar esta medida declaratoria de emergencia sanitaria para poner hincapié y mayor esfuerzo en todo el tema preventivo, pero que en “realidad no hay una situación de emergencia sanitaria acuciante. La medida fue tomada para aumentar las tareas de prevención”.

No deben ser tomadas a la ligera estas declaraciones, a nosotros no nos parece bien que Salto tenga que cargar con una declaratoria que al parecer no es tal. El perjuicio económico que esto tiene sobre la industria del turismo es inconmensurable.

No vemos que se esté haciendo una buena gestión de la problemática sanitaria, esperemos por el bien de nuestro departamento que no sigamos perdiendo batallas contra la Leishmaniasis.

(Fuente: La Prensa)

Be the first to comment

Deja un comentario