A buen entendedor

Por Leonardo Silva. Por mi forma de ver el mundo, siempre estaré del lado del trabajador cuando plantee sus reivindicaciones en forma organizada a través de su gremio. Esto no me impide escuchar con el mismo respeto y comprensión a los planteos de quienes dan trabajo. Ambos lados son parte de un todo, con intereses distintos pero que no por eso deben estar enfrentados.

No hay ningún misterio. Desde el punto de vista teórico es lo ideal, aunque no suele ocurrir así. Es entonces cuando el Estado debe extremar sus servicios buscando acercar a las partes y encontrar así entre todos el entendimiento. Incluso además hay instancias cuando el Estado es parte en esta relación pues es el patrón cuando de la función pública se trata. Es decir, nada es blanco o negro pues el camino está lleno de matices.

Difícil es cuando una de las partes expresa en pleno Siglo 21 que en realidad más que un planteo reivindicativo se trata de la lucha de clases y que por tanto el patrón es enemigo de la clase obrera y que por ende hay que destruirlo haciéndose cargo el mismo trabajador de los medios de producción, estableciendo la dictadura del proletariado como paso previo a la eliminación del Estado, herramienta creada por el capitalismo para someter a la clase obrera. Así me lo expresó un dirigente del PIT CNT local el día del paro general.

Es así como se entienden algunos planteos extremos recientes. Es al diálogo al que debemos apostar antes que a posturas que solo han traído dolor al que más necesita.

Be the first to comment

Deja un comentario