Apuntes en borrador

INTRUSA. Hace unos días, la joven e impetuosa diputada por Salto Manuela Mutti, se despachó en una nota realizada en TNU junto al diputado Felipe Carballo que en Salto nadie conocía lo que pasaba porque los periodistas y medios de comunicación tanto locales como capitalinos recibían “sobres” de la intendencia salteña.

No pasó mucho para que en el mismo día desde su programa Buscadores, su director y periodista Sergio Gorzy le respondiera porque su programa había sido aludido en forma directa por la legisladora emepepiana.

Esta semana Manuela fue a Buscadores, donde fue interrogada por el panel de periodistas que allí trabaja, pidiéndole que aclarase sus expresiones. Para Manuela, los periodistas y los medios mentimos (me incluyo porque ella generalizó y habló de todos) porque recibimos “sobres”, al mejor estilo novelesco de los que el empresario Igor Svetogorsky distribuía entre políticos de todos los partidos (¿se acuerdan?).

Se le pidieron pruebas. Para ella, si no le leían los mensajes que enviaba por el Facebook del programa con las conocidas denuncias era prueba suficiente (sic).

El tema podría ameritar un par de comentarios jocosos sobre la forma de pensar tan cándida de la susodicha legisladora si no fuera porque incurrió en algún delito penal habilitando además una posible demanda civil por daños y perjuicios de quien se sintiera lesionado de forma directa, personal y legítima. La legisladora abusa de esta forma de sus fueros parlamentarios y aprovecha para fantasear que se encuentra en el panel del programa argentino “Intrusos” de Jorge Rial, donde cualquiera dice cualquier disparate y enseguida aparecen abogados con sus bozales legales o querellas que en rigor, no tienen ninguna connotación jurídica.

El hecho mafioso que denuncia la legisladora es demasiado serio como para tomarlo de manera tan frívola y salir a los medios capitalinos, muy suelta de cuerpo, diciendo cualquier dislate referido a los medios. Estaría bueno que si Manuela espera que en el futuro la tomemos en serio, actúe en consecuencia… o en todo caso me diga quién se quedó con mi sobre.

***

MIENTRAS TANTO… varios abogados con los que he tenido la posibilidad de conversar, así como leer sus comentarios (caso de la entrevista al abogado Pablo Perna publicada ayer por diario El Pueblo) sobre los despidos masivos en la intendencia y en la Junta Departamental de Salto, se están frotando las manos.

Pero más allá de posibles juicios que se puedan ganar, lo que llevará algunos años (conociendo a la Justicia de por aquí), lo que en verdad debería preocupar a nuestra sociedad es la cantidad de familias humildes que quedan en la calle, con deudas tremendas en el BROU que ya no podrán afrontar pues la garantía de esos créditos que sacaron era su trabajo en la intendencia de Salto.

No se avizora ninguna respuesta oficial, ni municipal ni ministerial, mucho menos gremial, parece que nadie está pensando en ayudar a la gente que quedó en la calle.

Leonardo Silva Pinasco.

Be the first to comment

Deja un comentario